Cuentos para niños vegetarianos

 

cuentos2 ps

 

Hoy no te traemos ninguna receta. Te queremos mostrar los cuentos que hemos ido comprando para nuestros hijos.

Los cuentos son una forma estupenda para ayudar a nuestros pequeños a integrar ciertos cambios vitales o normalizar algunos aspectos. Por ejemplo a Antu le ha ayudado mucho un cuento sobre el pañal y el orinal cuando estaba dejando de usar pañal. También un cuento sobre el cole le ha despertado mucho interés, coincidiendo con que este curso comienza su vida escolar.

Los cuentos que te vamos a compartir muestran una especial empatía hacia los animales, siendo recomendables para cualquier niño.Vamos a darte nuestra opinión sobre ellos.

RESCATE ANIMAL.

cuentos8 ps

Este es el cuento favorito sin lugar a dudas de nuestro hijo de 3 años. Este es un libro especial: no tiene ningún tipo de texto en las páginas. Además de ser ilustraciones bonitas a todo color y sin imágenes “gore”, tiene unas láminas de acetato que permiten ver a los animales en su estado natural o bajo la explotación humana. Por ejemplo un tiburón nadando en el océano o en un bol de sopa, una orca nadando o en un acuario, un cocodrilo en un pantano o siendo utilizado para hacer unos zapatos…

 

cuentos9 ps

A nosotros también nos gusta mucho este libro, que es ideal para sensibilizar a los pequeños. Lo conseguimos aquí.

 

EL SAPITO VEGETARIANO.

cuentos4 ps

 

Este cuento nos muestra la historia de un sapito que no quiere comer lo que su mamá le ofrece: mosquitos, saltamontes, moscas.. y es que se trata de un sapito vegetariano.

La historia es bonita y está escrita en verso.Tampoco tiene imagenes de sangre o traumáticas para los pequeños.

 No me gusta mucho que la madre le hace al sapito un poco de chantaje emocional para que coma,pero por lo demás está genial. Si te interesa, puedes conseguirlo aquí.

 

cuentos5 ps

 

DILO POR MI.

cuentos3 ps

 

La primera vez que lo leí acabé llorando. Es un libro largo, con bastante texto, ideal para niños algo más mayores (de 7-8 años en adelante).

Tiene una ilustración bastante impactante de un matadero, Antu lo ha visto alguna vez pero preferimos dejarlo para más adelante cuando el pueda entenderlo mejor. No está disponible en amazon pero puedes encargarlo a través de la unión vegetariana española.

 

COMO TÚ.

cuentos6 ps

 

Este es un cuento de la editorial SM. Tiene poco texto y muy sencillo, ideal para niños pequeños de 2-3 años.

Es un cuento con ilustraciones deliciosas y alegres, que me gusta porque ayuda a los peques a entender que los animales son como ellos: hacen pipí, se ríen, juegan, se saludan… No habla directamente de la alimentación ni del vegetarianismo, pero a través de la empatía también se educa en valores. Lo compramos aquí.

 

cuentos7 ps

 

 

¿QUÉ HAY EN MI NEVERA?.

cuentos10 ps

 

Este pequeño libro de sencilla maquetación es muy útil para que los niños vegetarianos comprendan lo que forma parte de su alimentación y lo que no consumen habitualmente, así como el motivo del mismo. Por ejemplo, no tomamos leche porque es para el bebé de la vaca.

Lo que me gusta de este librito es que plasma una gran variedad de alimentos dentro de la alimentación vegana, imposible sentirse limitados a la hora de comer.

Nosotros lo compramos en la tienda Planeta Vegano.

cuentos11 ps

 

LOS ANIMALES HABLAN.

cuentos12 ps

 

Este librito lo tenemos hace mucho tiempo, antes incluso de ser padres. Fue el primero que compramos de hecho y nos cuesta recordar donde lo encontramos. Creo que fue en un puesto de la editorial Mandala en el Festival crudivegano de Daganzo al que asistimos hace años.

La primera parte explica a los niños que los animales son buenos y que no quieren hacernos daño, ya sean salvajes o “domésticos”. En la segunda parte hay un cuento sobre la vida en el circo, en el que una mona y unas perritas se escapan de su triste vida allí.

De momento estos son los cuentos que forman parte de nuestra colección vegetariana. Seguiremos ampliándola poco a poco. Si tienes conoces algún cuento más como sugerencia puedes escribirnos un comentario.

cuentos ps

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Mantequilla de semillas

 

crema

 

Hoy te proponemos una alternativa saludable para sustituir mantequillas y margarinas. Si te gusta untar tu pan, puedes usar aguacate o una crema de semillas/frutos secos.

Ya te explicamos cómo hacemos nosotros el tahini o mantequilla de sésamo en este post. Para hoy hemos preparado una súper mezcla se semillas: sésamo, girasol y calabaza. Calcio, zinc, proteínas y grasas saludables concentradas en tu tarrito.

Estas mantequillas son especialmente interesantes para los niños, que necesitan tomar alimentos más densos y concentrados. En este caso untamos la mantequilla de semillas en un pan casero sin gluten, pero puedes usar tostadas de arroz, trigo sarraceno, etc… También puedes diluír un poco en tu aliño para hacer una súper ensalada.

Se guarda en un tarro de cristal en la nevera, dura bastante tiempo en buen estado (al menos un mes).

 

Mantequilla de semillas

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 950 gr

Ingredientes
  • 350 gr de semillas de calabaza.
  • 300 gr de semillas de girasol.
  • 250 gr de semillas de sésamo.
  • 50 gr de semillas de lino.
  • Una pizca de sal marina.
Elaboración
  1. Lavar las semillas para quitar el polvo que puedan tener.
  2. Escurrirlas bien para eliminar el agua.
  3. En una sartén, colocamos las semillas y sin parar de remover para que no se quemen, esperamos a que se sequen y se tuesten ligeramente. No hace falta que esperemos a que se vean tostadas, sólo es necesario que se sequen completamente.
  4. Comenzarás a ver cómo se inflan algunas de ellas, sobre todo las de calabaza y las de sésamo.
  5. Colócalas en un procesador de alimentos cuando se hayan enfriado un poco y tritura poco a poco de cada vez.
  6. Para que las semillas no se calienten demasiado ni salga el aceite y se haga pegotes, es mejor que dejes reposar y enfriar las semillas entre una vez y otra que tritures los ingredientes.
  7. Al final, y si hemos sido pacientes, el resultado debería ser una crema suave, homogénea y perfecta para tostadas

 

Si quieres preparar un bocadillo o sandwich para llevar y que no quede seco, puedes probar a ponerle un poco de mantequilla de semillas, quedará más jugoso.

Para elaborar la mantequilla, utilizamos el procesador de alimentos Cuisinart. Tiene 3 cuchillas que permite picar, amasar, rallar alimentos… Útil para hacer patés, picar verduras o amasar tus pizzas caseras. Hay una versión más económica también disponible.

 

crema2

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Irresistibles muffins sin gluten de zanahoria

 

muffins sin gluten

 

¡Qué rica la receta de hoy!. Tenía muchísimas ganas de compartir estos muffins veganos y sin gluten, porque son una pasada.

Como puedes ver en las fotos, no crecen mucho, pero el sabor y la ternura de cada bocadito es tremendo.

En este caso son de zanahoria y pasas, pero tú puedes añadirles los ingredientes que más te gusten: nueces picadas, calabacín, coco rallado, chips de chocolate negro…

Horneamos una docena y duraron sólo tres días. Son ideales para el desayuno o para una merienda, sobre todo si hay niños en casa. El nuestro dió buena cuenta de estos muffins, no hacía más que ir a la cocina y decirnos que le diéramos uno (lo cual no me extraña, ja ja).

Cada dos semanas solemos hacer muffins, bizcocho o galletas, así cubrimos nuestras necesidades familiares de dulce. Y tan felices.

Mira cómo se hace la receta paso a paso:

Muffins de zanahoria glutenfree

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 12 uds

Ingredientes
  • 70 gr de almidón de maíz (Maicena).
  • 70 gr de harina de arroz integral.
  • 40 gr de harina de trigo sarraceno.
  • 30 gr de harina de garbanzos.
  • 100 gr de panela.
  • 1 cucharada de levadura química (Royal).
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio.
  • ¾ taza de bebida vegetal (hemos usado de soja).
  • 1 cucharada de vinagre de manzana.
  • ¼ taza de aceite de coco, oliva o girasol.
  • 1 cucharadita de canela molida.
  • 1 pizca de sal marina.
  • 100 gr de zanahoria rallada fina.
  • 2 cucharadas de pasas.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
Elaboración
  1. En un recipiente hondo, mezclamos todos los ingredientes secos primero.
  2. Por otro lado, mezclamos la bebida vegetal templada con el aceite, el vinagre y la esencia de vainilla.
  3. Rallamos la zanahoria y la reservamos.
  4. Mezclamos los ingredientes secos con los líquidos y batimos hasta que quede completamente homogéneo.
  5. Añadimos la zanahoria rallada y las pasas y volvemos a mezclar.
  6. Precalentamos el horno a 200ºC.
  7. Engrasamos unos moldes de magdalenas con un poco de aceite de coco o de girasol o bien usamos cápsulas desechables.
  8. Colocamos aproximadamente dos cucharadas bien llenas por molde pero que nunca sobrepase las ⅔ partes, sino puede que se rebose al crecer en el horno.
  9. En el momento de meterlos al horno, bajaremos la temperatura a 180ºC y dejaremos que se cocinen a media altura con calor arriba y abajo durante 18 min.
  10. Para comprobar si están listos puedes pinchar la masa con un palillo, si sale limpio están a punto.
  11. Dejar enfriar sobre una rejilla y listos para comer.

 

Esperamos que te guste la receta y te animes a probarlos. Hace unos meses hicimos estos otros muffins de manzana y canela, y muchos de vosotros os habéis animado a probarlos en casa. Los de manzana si llevan gluten, pero es cuestión de usar la base de la receta de hoy.

¿Vamos encendiendo el horno?

 

muffins sin gluten2

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Tartar de melocotón y especias.

 

tartar melocoton

 

Empezamos la semana con una receta dulce. Es muy ligera, pues es pura fruta. Le hemos dado un toque más especial con especias, y queda realmente original.

Aprovechando que los melocotones siguen deliciosos hemos preparado este tartar donde es el protagonista, aromatizado con canela, cardamomo y anís.

¿Cuándo tomarlo?. Nosotros no tomamos habitualmente fruta de postre, pero si tu lo haces sería un postre exquisito y ligero. También lo puedes tomar como merienda o tentempié a media mañana, incluso como parte del desayuno. O acompañando a un yogurt de soja o a un pudding de chía. Cómo ves, da mucho juego.

Si no te gustan los melocotones puedes sustituirlos por otra fruta. Si lo haces, ¡cuéntanos que tal queda!.

 

Tartar de melocotón y especias.

Tiempo de preparación: 

Total: 

Raciones: 2 raciones

Ingredientes
  • 2 melocotones.
  • 1 plátano.
  • ½ cucharadita de canela molida.
  • 1 semilla de cardamomo.
  • 1 pizca de anís verde en grano.
  • Unas gotas de zumo de limón.
Elaboración
  1. Pelar y cortar los melocotones en trozos pequeños.
  2. Pelar y trocear el plátano.
  3. En un molinillo de café, trituramos las especias hasta hacerlas un polvo muy fino.
  4. Colocar la fruta en un bol junto con las especias y las gotas de zumo de limón para que no se oxide el plátano.
  5. Colocar en un plato con ayuda de un aro de cocina.
  6. Decorar con unas grosellas o frutos rojos y un poco de canela por encima.

tartar melocoton

Comer fruta no tiene porque ser aburrido ni soso, esperamos que te guste esta idea de tartar de fruta especiado y te animes a probarlo.

 

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Compota de manzana al limón

 

compota manzana vegana

Compota de manzana al aroma de limón.

 

¡Buenos días!. ¿Qué tal estás pasando la Navidad?. Esperamos que estés viviendo unos días felices y disfrutando de lo más importante: la familia y los amigos.

Aunque estemos de vacaciones, no queremos faltar a nuestra cita de los viernes. Hoy hemos preparado una receta que a mi me encanta, especialmente para los bebés y niños pequeños: la compota de manzana. Muchas mamás me preguntan como hacerla, y aunque es muy sencilla, hemos querido compartirla.

Es una compota pero no va triturada, sino que quedan trozos bastante enteros. Esto me gusta porque Antu puede coger perfectamente cada pedazo y comerlo el mismo. Ya te he contado otras veces que hacemos alimentación autorregulada con él. Puedes leer  sobre alimentación complementaria más en este post y en aquí

Desde Ecojarama nos enviaron una cesta con 1 kilo de manzanas golden eco riquísimas. Lo que hacemos es preparar todo el kilo y guardarlo en un tupper de cristal en la nevera. Así tenemos para varios días.

La compota es una buena opción para meriendas, tentempiés, o para desayunos. Nosotros no solemos comer fruta de postre habitualmente, pero si tu tienes esta costumbre quizás te apetezca un poco de compota.

Se puede tomar fría o calentarla un poquito. En este caso hemos combinado la manzana con un poco de yogurt de soja natural.

Mira que sencilla es de preparar…

 

Ingredientes:

– 1 kg de manzanas golden.

– Ralladura de 1 limón.

– 100 gr de ciruelas pasas.

– 1/2 de canela (o 1 rama).

– 1 cucharadita de esencia de vainilla (opcional).

– Agua.

 

compota manzana

 

Elaboración:

Pelamos y cortamos las manzanas en 8-10 trozos. Ponemos todos los ingredientes en una cacerola y añadimos un dedo de agua, sin que llegue a cubrir las manzanas.

Cocemos a fuego medio y cubierto con la tapadera durante 25 minutos aproximadamente. Una vez que está hecha la compota, rallamos un limón y se lo añadimos, le dará un toque cítrico muy rico.

 

compota manzana4

 

Si te ha gustado la receta, la puedes compartir.

¡Feliz fin de semana!

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Papillote de hinojo y patata al tomillo.

 

papillote8

 

Este viernes os traemos una receta muy especial, un papillote.

El papillote es un método de cocción que consiste en introducir los ingredientes en un papel resistente al calor (usaremos papel de horno o encerado) que ataremos para que conserven el jugo y el vapor.

El resultado son unas verduras tiernas y mucho más sabrosas que si las hubiésemos preparado en una olla al vapor. Es un plato bajo en calorías, aunque dependerá de la cantidad de aceite que añadamos.

Nosotros hemos usado patatas e hinojos pero lo podrías preparar con las verduras que tú prefieras. Ten en cuenta que no tengan demasiada agua como el tomate.

Como ya están aquí las navidades y siempre se comete algún exceso, este plato es una idea perfecta para una guarnición original, elegante y muy ligera.

Los ingredientes de esta receta, nos los envía, como cada viernes, Ecojarama.

Si quieres aprender cómo se prepara sigue leyendo.

 

papillote3

El hinojo tiene propiedades carminativas y digestivas, ideal para evitar digestiones pesadas estas navidades.

 

 

Ingredientes:

– 2 bulbos de hinojo frescos.

– 3 patatas medianas.

– 1 ramita de tomillo por cada papillote.

– Aceite de oliva.

– Sal al gusto.

– Pimienta negra recién molida.

– Papel de horno.

– Clips de metal.

– Cordel.

 

Elaboración:

Pelamos y cortamos las patatas en rodajas de 0,5 cm de grosor. Cortamos los hinojos por la mitad a lo largo y luego en rodajas finas, formando semilunas. Reservamos unos tallos con hojas para el final.

En una lámina grande de papel de horno (de unos 40 – 50 cm) pincelamos el centro con aceite de oliva y sobre ésta colocamos una cama de patatas en el centro. Salpimentamos al gusto y encima colocamos el hinojo. Volvemos a salpimentar y rociamos con un poco más de aceite. Ponemos un tallito de tomillo y los tallos que habíamos reservado de las hojas de hinojo.

 

papillote 6

 

Ahora viene la parte divertida.

Cerramos los extremos laterales del papel sobre el centro, como si fuera una carta. Los extremos abiertos que quedan, los cerramos doblándolos sobre sí mismos y los enrollamos. Para que no se abran se les pone un par de clips en cada lado.

 

papillote

 

Para que el centro no se nos abra tampoco, podemos atar con cordel de cocina el papillote.

 

papillote 7

 

Precalentamos el horno a 200ºC y cocinamos durante 20 – 25 minutos.

Pasado ese tiempo, las patatas y el hinojo deberían estar muy tiernos. Listo para comer.

 

papillote 2

 

Podemos usar este papillote, tanto como guarnición o como un primer plato. O una cena ideal. Si lo vas a poner como un primero, queda muy bien servirlo aún con el papel y el cordel.

 

papillote 9

 

Pero recuerda que debe servirse bien cliente porque se enfría pronto.

El truco de esta receta está en que las verduras se cuecen al vapor en su propio jugo y el resultado es tiernísimo. Es más rápido que otros tipos de horneados. Pero lo más importante es que conservemos todo el vapor posible en el interior.

Si no tienes cordel y crees que se puede abrir, puedes envolverlo una segunda vez en papel aluminio.

Aquí tienes otra receta deliciosa con hinojo, un ingrediente suave y ligeramente anisado que te recomendamos incorporar en tu cocina.

 

¡Feliz fin de semana!

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Albóndigas de mijo y remolacha.

 

albondigas primera

Albóndigas veganas de mijo y remolacha.

 

¡Feliz lunes!. ¿Has probado el mijo alguna vez?. Es un cereal muy interesante y versátil.

Además de tener un estupendo sabor, es rico en hierro, por lo que nos parece indispensable incluirlo regularmente nuestra alimentación.

Esta receta está pensada para darle a Antu cereales en un formato cómodo que él pueda manejar. Quedan muy compactas y el sabor es riquísimo. En este caso tienen un punto alegre que le da la remolacha.

La salsa no es la típica de tomate, es una sencilla de cebolla que es más ligera. Aunque lleva vino no hay problema porque se evapora al cocinarlo.

En este caso hemos frito las albóndigas, pero si lo prefieres puedes hornearlas para reducir el número de calorías.

Sea como sea, merece la pena que te arremangues y te pongas a la faena, porque son una pasada. ¡Prometido!.

 

Ingredientes:

Para 3 raciones.

Para las albóndigas:

– 1/2 Taza de mijo.

– 1+1/2 Taza de agua.

– 1 cebolla.

– 1 remolacha pequeña cruda o cocida.

– 100 gr de seitán (opcional).

– 2 dientes de ajo.

– 1 Cucharada de perejil fresco picado.

– 1 pizca de pimienta negra molida.

– 1 Cucharada de salsa de soja.

– Harina para rebozar (puede ser de trigo o garbanzo).

– Aceite para freír.

 

Para la salsa de cebolla y azafrán:

– 1 cebolla.

– 1 diente de ajo.

– 5 o 6 hebras de azafrán.

– 2 hojas de laurel.

– 1 Cucharada de harina.

– 50 ml de vino blanco.

– 300 ml de agua.

– 1 Cucharada de perejil picado.

– Sal al gusto.

 

albondigas segunda

Sencillamente deliciosas…

 

Elaboración:

Ponemos el agua a cocer con un poco de sal en un cazo grande, cuando esté hirviendo, echamos el mijo y dejamos cocer durante 25 minutos a fuego medio. Pasado este tiempo, el mijo debería haber absorbido todo el agua y estará tierno. Reservamos mientras se enfría.

Por otro lado, picamos la cebolla en trozos pequeños y la ponemos en la sartén con un poco de aceite para que se vaya pochando. Pelamos y troceamos la remolacha. Cuando la cebolla esté dorada, añadimos la remolacha y el seitán troceado y rehogamos 5 minutos. Echamos 300 ml de agua y dejamos que cueza hasta que se consuma todo el líquido, si la remolacha aún no está blandita, ponemos más agua hasta que esté lista. Sacamos el sofrito de la sartén y lo picamos solo un poco con ayuda de un procesador o picadora. Solo queremos que no se vean trozos grandes para que quede bien integrado en la masa de las albóndigas.

En un bol grande, ponemos el mijo, el picadillo de remolacha, cebolla y seitán, el perejil picado, los dos dientes de ajo (bien machacados con un mortero o una prensa de ajos), la salsa de soja y la pizca de pimienta negra.

Amasamos con las manos y dejamos enfriar completamente para que se formen mejor las albóndigas.

Cogemos pequeñas porciones y le damos forma redonda. Las pasamos por harina y las vamos friendo en abundante aceite caliente. Les damos la vuelta para que se hagan de manera uniforme y cuando estén doradas por fuera, las sacamos a un plato con papel absorbente, para eliminar el exceso de aceite.

Preparamos la salsa friendo una cebolla muy picadita junto con un diente de ajo, Cuando esté dorada, añadimos la harina, freímos 1 o 2 minutos y echamos el vino blanco, lo dejamos cocer 1 minuto para que se evapore el alcohol y entonces añadimos el agua, el azafrán y el laurel. Esperamos a que hierva, corregimos de sal e incorporamos el perejil una vez fuera del fuego.

A la hora de servir, mezclamos las albóndigas con la salsa y emplatamos.

 

albondigas tercera

Y al abrirlas…¡sorpresa!. Tienen un bonito color a remolacha.

 

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.