Cómo hacer tahini en casa

 

Hoy queremos enseñarte a preparar en casa tu propio tahini o crema de sésamo.

A nosotros nos encanta. No solo lo usamos para hacer hummus o patés vegetales sino que lo tomamos en las tostadas como si fuera mantequilla, además es una fuente excelente de calcio.

Como gastamos bastante, nos decidimos a hacerlo nosotros y el ahorro es considerable.

El proceso de elaboración es muy sencillo, solo hay que triturar las semillas pero hay que tener paciencia porque será lento.

Es una receta perfecta para hacer si vamos a estar un día en casa porque no nos robará demasiada atención y podremos hacer otras cosas mientras se va haciendo.

tahini7

Tostadas con mermelada de tomate casera y tahini (en lugar de mantequilla).

 

tahini

Semillas de sésamo y lino.

Nuestro truco es añadirle un 10% del peso, de semillas de sésamo tostadas ligeramente y un 5% de semillas de lino. De esta forma, si usamos 600 gr de sésamo crudo, necesitaremos 60 gr de sésamo tostado y 30 gr de lino.

Así mejoramos el sabor y enriquecemos en omega 3 y 6 la preparación.

Lo introducimos todo a la vez en un procesador de alimentos (éste es el que usamos nosotros) y comenzamos a triturar.

tahini2

Al principio las semillas se van triturando y rompiendo poco a poco. Hay que hacerlo así para que el motor de la picadora no se queme y las semillas no se calienten, ya que entonces formarían grumos y sería más difícil de preparar.

tahini3

Para un resultado óptimo, trituraremos 1 minuto y esperaremos media hora al menos. Volvemos a repetir.

tahini4

Poco a poco se nos irá haciendo un puré espeso. En este momento hay que tener paciencia e insistir, ya está casi a punto.

tahini5

Poco después vemos que la consistencia es pastosa pero ya parece líquida.

Nuestro tahini está listo para guardarlo en un bote en la nevera. Se conserva bien muchísimo tiempo.

tahini6

También puedes probar a añadir una cucharadita de tahini al aliño de tus ensaladas,emulsionarlo y mezclarlo con los demás ingredientes.

 

Tahini

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 700 gr

Ingredientes
  • 660 gr de sésamo crudo.
  • 30 gr de semillas de lino (opcional).
Elaboración
  1. Separamos 60 gr del sésamo y lo tostamos ligeramente en una sartén a fuego medio. Hay que vigilarlo y moverlo con una espátula constantemente para que no se queme. El sésamo prácticamente no va a cambiar de color, no se trata de quemarlo. Cuando comience a saltar querrá decir que está listo y lo tenemos que poner en una bandeja grande para que se enfríe, preferiblemente de cristal y no de metal, ya que el metal conserva el calor y se enfriará mas despacio.
  2. Una vez esté frío es momento de poner todas las semillas juntas en un procesador de alimentos, Si el que tienes es pequeño, tendrás que hacerlo en menor cantidad, como el nuestro es bastante grande y gastamos bastante tahini vamos a prepara casi 700 gr. Esta proporción de semillas es la que más nos gusta. Si quieres puedes hacerlo solo con sésamo crudo pero el toque que le da una pequeña cantidad de semillas tostadas es delicioso. La cantidad de lino también va al gusto de cada uno. Nosotros hemos comprobado que con más cantidad da demasiado sabor y nos gusta menos. Añadiendo lino estamos aumentando la cantidad de ácidos grasos.
  3. Trituramos las semillas poco a poco. Sólo un minuto de cada vez y esperamos a que se vuelvan a enfriar y se suelten.
  4. Repetiremos este proceso cada media hora o más si es necesario, moviendo la masa cada vez y desmenuzándola para que se triture mejor.
  5. Nosotros hemos necesitado hacerlo en 12 veces, así que ha sido un proceso largo. Sólo requiere triturar 12 o 15 minutos de atención la receta pero hay que estar pendiente. Por ello es una receta perfecta para estos días de lluvia o frío en los que estamos la mayor parte del tiempo en casa.
  6. Después de triturar, la textura debería quedar casi líquida. Es muy importante tener paciencia, al final se consigue una consistencia prácticamente igual a la del tahini comprado pero tarda su tiempo. No hay que ceder a la tentación de añadirle agua, porque como tiene mucha grasa se cortará y se nos hará grumos. Si tenéis mucha prisa podéis añadirle un poco de aceite (de sésamo o de oliva) pero no es necesario y puede que altere el sabor, nosotros sólo lo hicimos una vez así y el resultado nos gustó mucho menos.

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.