Alubias veganas en olla lenta

 

alubias-en-olla-lenta-ps

 

En casa consumimos todo tipo de legumbres varias veces por semana. Son una fuente excelente de proteínas, además de contener muy poca grasa y ser ricas en fibra.

Sólo hace falta un poco de previsión para acordarse de ponerlas a remojo el día anterior a comerlas. Con unas verduras y tus legumbres tendrás un plato nutritivo y súper económico.

Desde que tenemos la olla lenta siempre hacemos las legumbres con ella. Antes utilizábamos la olla exprés rápida, nunca nos ha dado pereza cocinar legumbres, aunque es cierto que por si acaso solemos tener un bote de garbanzos en conserva en la despensa. Puedes hacer la receta en la cazuela u olla que uses habitualmente.

Para hacer esta receta hemos utilizado alubias canela. Esta variedad de judía está buenísima y es más fina en cuanto a textura que las blancas. Apenas se nota la piel de la alubia y es súper cremosa, tiernísima. Si tu prefieres utilizar alubias blancas o pintas también quedará genial.

Vamos con la receta…

alubias-en-olla-lenta-2ps

 

Alubias veganas en olla lenta

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 4 personas

Ingredientes
  • 2 puerros.
  • 1 cebolleta.
  • 3 zanahorias.
  • 1 patata grande.
  • ½ pimiento verde.
  • ½ pimiento rojo.
  • 300 gr de judías canela.
  • 2 hojas de laurel.
  • 1 cucharadita de pimentón dulce.
  • 3 clavos de olor.
  • Sal al gusto.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 200 gr de acelgas.
  • Un trozo de 2x2 cm de alga kombu.
Elaboración
  1. Lava muy bien las judías por si traen algo de tierra y ponlas en remojo al menos durante 8 horas.
  2. Cuela las judías.
  3. En una cacerola grande o una olla, dejalas hervir a fuego alto durante 5 o 10 minutos cubiertas de agua.
  4. Pasado ese tiempo puedes dejarlas en la cacerola hasta que estén bien hechas o bien echarlas en la olla lenta y dejar que se cocinen durante 6 horas en intensidad alta. Añade el laurel y el clavo.
  5. Mientras tanto, pela la patata y córtala en trozos irregulares.
  6. Pela y pica la cebolleta, el puerro y la zanahoria y rehógalos en una sartén con el aceite de oliva hasta que estén tiernas, entonces añade el pimentón y remueve para que no se queme.
  7. Pasadas las 6 horas de cocicón de las judías, añade a la cacerola, las patatas en cachelos, las acelgas y las verduras rehogadas con pimentón.
  8. Deja cocer otra media hora más para que las patatas terminen de cocinarse completamente.

 

Algunas legumbres, sobre todo las alubias, y en especial las rojas o la soja tienen alto contenido en una lecitina llamada fitohemaglutinina (PHA).

Esta lecitina se comporta como un antinutriente , primero porque interacciona con las enzimas digestivas provocando una digestión incompleta.  Y segundo porque al no degradarse en el intestino, se fijan a la pared intestinal y reducen la absorción de otros nutrientes.

Por suerte hay varios métodos que podemos utilizar para reducir o eliminar el contenido en PHA.

  • El remojo de las judías al menos durante 5 o 6 horas.
  • La germinación (reduce el PHA)
  • Y el tratamiento térmico. Una cocción de al menos 5 o 10 minutos reduce casi por completo la cantidad de PHA.

Si sigues el método tradicional y cocinas tus alubias en cacerola u olla a presión, no hay problema.

Pero si usas una olla lenta, la temperatura no se eleva lo suficiente, por lo que es necesario hacer una primera cocción  de 10 minutos en olla convencional a temperatura alta para que hierva, y luego continuar la cocción en tu slow cooker de forma habitual.

Como he dicho antes, las alubias rojas son las que presentan unos niveles de PHA más elevados. Llegando a producir intoxicaciones en Reino Unido, donde son muy utilizadas.

En este caso, por ser un tipo de alubias hemos decidido aplicar el mismo método y así hacerlas algo más digestivas.

 

alubias-en-olla-lenta-3ps

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Veganesa o mayonesa vegana

 

veganesa2-ps

 

La receta de hoy es de las extra-rápidas. Sólo 5 minutos, o incluso menos.

Te vamos a enseñar cómo hacemos nuestra veganesa (mayonesa vegana) o sojanesa (porque la hacemos con soja).

Hemos intentado hacerla con otras bebidas vegetales pero no sale directamente o si sale, no funciona tan bien. El motivo es porque la soja tiene lecitina que ayuda como emulsionante entre la bebida de soja y el aceite. Hemos probado incluso a prepararla con otra leche vegetal y añadir lecitina de soja pero el resultado, aunque ligado, no aguantaba mucho y la textura no nos gustó nada de nada.

Como verás en los ingredientes, 2/3 de la salsa son aceite, por lo que es muy calórica y habrá que tomarla ocasionalmente.

 

veganesa-ps

 

Veganesa o mayonesa vegana

Tiempo de preparación: 

Total: 

Raciones: 300 ml

Ingredientes
  • 100 ml de bebida de soja neutra.
  • 200 ml de aceite de girasol (de buena calidad).
  • 1 cucharadita de zumo de limón.
  • Sal al gusto.
Elaboración
  1. Pon los ingredientes todos juntos en un vaso de batidora.
  2. Coloca el brazo de la batidor a en el fondo y si tiene regulador de velocidad, ajusta a velocidad mínima.
  3. Muy despacio y sin mover el vaso ni la batidora comienza a triturar.
  4. Enseguida verás como comienza a mezclarse y a cambiar la textura.
  5. Incluso notarás que el sonido al batir cambia y se vuelve más grave al mezclarse los dos líquidos y cambiar la densidad.
  6. Cuando veas que comienza a emulsionar, puedes empezar a mover con cuidado la batidora para ayudar y que se mezcle del todo.

 

Si con estas proporciones, notas que la veganesa queda demasiado compacta y espesa, puedes añadir una cucharada de bebida de soja adicional y seguir batiendo. Ésto hace que se vuelva más líquida.

Y si por el contrario, crees que está aún demasiado ligera, añade más aceite.

Puedes jugar con las cantidades de ambos, manteniendo la proporción y aumentarás la cantidad total de veganesa.

Si sigues estas indicaciones, no es habitual pero incluso a nosotros, se puede cortar. Esto no significa que la veganesa se “haya puesto mala”, solamente que no se han mezclado correctamente el aceite y la bebida de soja y no ha emulsionado. Estamos acostumbrados a hablar de leche cortada cuando se estropea y puede que al hablar de mayonesa cortada entendamos lo mismo, pero no es así.

Si te pasara esto, no la tires. Comienza de nuevo en otro recipiente pero con muy poca cantidad, la suficiente para que cubra las hélices de la batidora y pueda mezlcar correctamente. Cuando notes que ha ligado, ve añadiendo muy poco a poco la mezcla anterior, la que se había cortado y sigue batiendo para que se vaya integrando. Controla la textura de la veganesa y si ves que no es como te gusta añade más bebida de soja para aligerar y aceite para endurecer como te he contado antes.

El único problema que puedes tener si te pasa esto es que puedes acabar con mucha cantidad de veganesa de golpe.

Si es así no te preocupes, en la nevera aguanta bastante bien. Al menos una semana sin problema, siempre y cuando esté bien cerrado.

Un detalle importante para que salga bien, es la batidora. Después de muchos años haciendo veganesa (incluso antes de ser vegetarianos ya la hacíamos con leche) hemos utilizado muchas batidoras distintas y aunque con un poco de maña te apañas con cualquiera, es verdad que aquellas que tienen orificios en la parte del brazo que cubre las aspas son las que mejor funcionan en este sentido. Estos orificios permiten que la soja y el aceite entren separados y salgan mezclados mediante un flujo constante sin necesidad de mover el brazo. Mientras que si no los tiene, puede que solo mezcle lo que tiene dentro, en las aspas, y no sea tan sencillo. Tendrás que mover la batidora casi desde el principio y esto puede hacer que se corte con más facilidad. De todas formas, antes de nada prueba la tuya, no vayas a tirarla. Por otro lado, si además puedes ajustar a velocidad lenta hasta que liga y después un poco más rápida, ya sería perfecta.

Otra de las ventajas de esta versión es que no existe peligro con la salmonella. Ya que ninguno de los ingredientes que usamos es probable que la contengan por sí mismos.

Para darle un toque más auténtico y con más sabor, puedes añadir al final una o dos cucharadas de aceite de oliva. Tendrá más color y un sabor más fuerte sin ser demasiado intenso.

veganesa3-ps

La veganesa o sojanesa, es una salsa que admite muchas variaciones. Te contaremos como preparar  un alioli y una salsa rosa.

Los ingredientes del alioli o allioli clásico son el ajo y el aceite. Sin huevo, leche o leche de soja. Se hace en un mortero grande y a mano, moviendo poco a poco y con un hilo muy fino de aceite. El sabor es muy intenso debido al aceite de oliva y al ajo. La versión que te enseñamos debería llamarse mejor ajonesa porque en realidad es una veganesa con ajo, pero es más rápida, suave y práctica porque para un auténtico allioli hay que tener maña, paciencia y mucha muñeca. Para prepararlo necesitarás:

  • 200 ml de aceite de girasol (si lo quieres con un sabor intenso usa un aceite de oliva suave).
  • 2 dientes de ajo.
  • 100 ml de bebida de soja neutra.
  • sal al gusto.

Coloca en el vaso de la batidora los ajos pelados junto con el aceite y tritura completamente hasta que no haya ningún trozo. Entonces añade la bebida de soja y la sal y continúa batiendo según las indicaciones de la veganesa, con el brazo quieto en el fondo y cuando ligue, muy despacio de arriba a abajo.

Para una salsa rosa, puedes continuar con la base de la veganesa. Cuando haya ligado y esté homogénea, añade:

  • 2 cucharadas de salsa de tomate frito.
  • 1 cucharadita de Coñac.
  • Zumo de media naranja.

Si no quieres que te quede demasiado ligera, puedes preparar la veganesa un poco más compacta de lo habitual, añadiendo un poco más de aceite de girasol, así cuando añadas los ingredientes extra que son líquidos no aligerarán demasiado la salsa. Es perfecta para cocktail, sandwiches  y bocatas, o lo que te apetezca.

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Veggie burger de quinoa y lentejas

 

burgers-de-quinoa3-ps

 

Hay recetas de las que nos sentimos especialmente orgullosos y que compartimos con mucha alegría. Sabes que van a gustar si o si. Por ejemplo nos pasó con las albóndigas de remolacha o los filetes rusos de lentejas, una delicia. No dejes de probarlas.

Estas hamburguesas surgieron gracias a Dana Shultz. Vimos que usaba quinoa en sus hamburguesas y la verdad, ha sido un descubrimiento. El resultado es genial, al tostarse la superficie en la sartén, la quinoa le da un toque crujiente muy interesante.

Las hamburguesas veganas es habitual que se deshagan y queden pastosas por dentro. En esta receta, la clave es dejar reposar muy bien la masa, 8 horas al menos, un día en la nevera sería estupendo. Los ingredientes secos absorben la humedad y quedan más compactas.

Hemos probado varias versiones cambiando la legumbre, con garbanzos, judía mungo (también se conoce como “soja” verde) y lentejas y en cualquier caso quedan perfectas.

A mí me encanta la piña en los platos salados, y en esta ocasión Iván me dió la sorpresa y le puso un poquito en la masa. Aunque a priori no te llame la atención, no queda dulce y le da un toque muy rico, te aconsejo que lo pruebes y si no te convence la sustituyas por alguna otra verdura, zanahoria rallada, calabacín… es una receta que da juego para añadir tu toque personal, ya sea con verduras o con especias.

 

burgers-de-quinoa-ps

 

Veggie burger de quinoa y lentejas

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 6 uds

Ingredientes
  • 1 taza de lentejas (u otra legumbre) cocidas y bien escurridas.
  • 1 taza de quinoa cocida.
  • 1 taza de copos de avena.
  • 3 cucharadas de pan rallado.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 cucharada de perejil fresco picado.
  • ½ cebolleta.
  • 100 gr de piña natural.
  • 1 cucharada de salsa de soja o de Tamari.
  • Sal y pimienta al gusto.
Elaboración
  1. Escurre muy bien las lentejas y mezcla con la quinoa hervida y con los copos de avena.
  2. Trocea la piña en daditos pequeños y saltéalos con un poco de aceite. Añade la cebolleta picada fina y sofríe todo junto hasta que esté muy tierno. Añadelo a las lentejas.
  3. Chafa el diente de ajo y mezcla con el resto de ingredientes.
  4. Deja reposar la mezcla bien amasada durante 8 horas. En ese tiempo los copos de avena habrán absorbido la humedad de los demás ingredientes y estará bien compacto.
  5. Coge pequeñas porciones y forma las hamburguesas.
  6. Fríe con un poco de aceite por cada lado hasta que estén doradas.

 

burgers-de-quinoa2-ps

 

Toma porciones pequeñas, así serán mas resistentes y no es tan fácil que se rompan.

Cuando las prepares, puedes hacer el doble de cantidad y congelarlas justo antes de freírlas. Así solo tendrás que sacarlas un rato antes de comerlas, dejar que se descongelen y cocinar.

Quedan perfectas en bocadillo con lechuga, tomate, cebolla, pepinillos… o todo lo que te guste y tu salsa preferida.

Nosotros además la acompañamos con unas buenas patatas especiadas al horno, quedaron tan ricas que te prometemos publicar pronto la receta.

 

burgers-de-quinoa4-ps

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Rollitos de calabacín al horno

 

rollitos-de-calabacin-ps

 

Estos rollitos surgieron del deseo de comer calabacín de una forma diferente. Me gusta mucho el calabacín simplemente al grill o a la plancha, pero hay vida más allá de estas elaboraciones.

En esta receta el calabacín pasa a ser el protagonista del plato.Por su sabor dulce y suave es una verdura que gusta fácilmente a cualquiera. Podría sustituirlo por berenjena, pero a Antu le gusta más el calabacín por eso lo escogimos.

El relleno puedes hacerlo con seitán picado, con soja fina texturizada…o por qué no, con lentejas, hummus, etc…

 

rollitos-de-calabacin-2ps

 

Rollitos de calabacín al horno

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 3 raciones

Ingredientes
  • 1 calabacín.
  • ½ taza de salsa de tomate.
  • PARA EL RELLENO:
  • 300 gr de seitán (o soja texturizada fina).
  • 1 zanahoria.
  • 1 cebolla.
  • 1 pimiento verde.
  • ½ pimiento rojo.
  • 1 rama de apio.
  • 100 ml de vino tinto.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Aceite de oliva.
  • PARA LA BECHAMEL:
  • 600 ml de bebida vegetal sin azúcar (soja, almendras...)
  • 2 cucharadas de harina de arroz (o trigo).
  • 3 cucharadas de aceite de oliva suave o girasol.
  • Sal al gusto.
  • Una pizca de pimienta blanca.
  • Nuez moscada al gusto.
Elaboración
  1. Comienza por preparar la salsa de tomate si la vas a utilizar casera y el relleno.
  2. Para el relleno limpia, pela y pica las verduras en daditos pequeños.
  3. En una sartén grande, echa el aceite y rehoga primero la cebolla, el pimiento, la zanahoria y el apio. Cuando esté tierno, añade el seitán picado o rallado con un rallador y cocina 4 o 5 minutos todo junto. Corrige de sal y añade el vino, deja que se consuma el alcohol durante 2 o 3 minutos. Añade una pizca de orégano y reserva fuera del fuego.
  4. Mientras el sofrito se va haciendo, lava el calabacín y córtalo en lonchas finas (2 o 3 mm) a lo largo, nosotros usamos una mandolina. Añade una pizca de sal y pásalo por la plancha o el grill, para que se ablanden y puedan enrollarse bien.
  5. En una bandeja de horno, coloca la salsa de tomate en el fondo.
  6. Coloca una cucharada de relleno en cada tira de calabacín y enróllala. Coloca cada rollito en la bandeja hasta llenarla.
  7. Para preparar la bechamel, coloca el aceite en un cazo o cacerola y cuando esté caliente, fríe la harina hasta que comience a coger un poco de color.
  8. Entonces añade la bebida vegetal y sin dejar de remover, cocina hasta que hierva.
  9. Baja el fuego y cocina 5 minutos más, añade la sal, la pimienta blanca y la nuez moscada.
  10. Con una cuchara o un cacito, ve cubriendo todos los rollitos de calabacín.
  11. Hornea a 200ºC a altura media hasta que la superficie se haya dorado y el interior esté bien caliente.

 

rollitos-de-calabacin-ps3

Como todos los ingredientes ya están cocinados cuando entran al horno, no tiene que cocinarse largo rato, sólo el necesario para que la superficie se tueste ligeramente y coja colorcito.

Te recomiendo que para la bechamel utilices nuez moscada en grano y la ralles tu mism@, es la mejor forma de que esta especia conserve el sabor y el aroma. Si la compras ya molida, pronto perderá intensidad.

Cuando lo saques del horno, el tomate y la bechamel se habrán mezclado en el fondo y tendrás una salsa más que deliciosa, así que si no quieres sucumbir al pan, mejor que lo acompañes con un buen cereal. Nosotros nos hemos animado con una buena ensalada y un poco de quinoa.

Si has echo mucho relleno y crees que te va a sobrar, puedes preparar más rollitos y montarlos con la salsa de tomate y la bechamel pero congelar una parte (justo antes de hornearlo), así cuando llegado el momento, lo saques del congelador, solamente tendrás que meterlo en el horno.

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Cómo hacer seitán casero

 

seitan4-ps

 

Muchos nos habéis preguntado por el seitán y por nuestra receta. Después de varios años haciendo seitán en casa y unos cuantos cambios por el camino en la receta, hace tiempo que llegamos a esta versión que es la que más nos gusta y ya no la hemos vuelto a tocar.

Por si no lo sabes, el seitán es un alimento elaborado a partir de gluten de trigo que es la parte más proteica.

La manera tradicional de preparar seitán era a partir de harina de trigo y agua. Se hace una masa, se amasa largo rato y luego se lava bien para que pierda el almidón y el salvado, quedando solo el gluten. Esta masa se cuece en caldo y al final tienes el seitán.

Ya antes de ser veganos o vegetarianos preparábamos de vez en cuando seitán ya que los padres de Iván aprendieron a hacerlo hace más de 30 años, así que al eliminar la carne de nuestra dieta nos vino realmente bien.

Aunque el seitán preparado a la manera tradicional está muy tierno y nos gusta más, es verdad que requiere mucha dedicación y tiempo de amasado, lavado y cocción. Por eso, hoy te explicamos una versión un poco más rápida que nos parece bastante práctica.

Al utilizar directamente gluten de trigo, el amasado se acorta y te ahorras el proceso de lavar la masa reduciendo considerablemente el tiempo de preparación.

Como hemos dicho, el seitán es puro gluten, por lo que si tienes algún tipo de intolerancia es mejor que te mantengas bien lejos de él. En nuestro caso, solemos tomar seitán una vez por semana y nos sienta estupendamente.

Aquí te presentamos los ingredientes y vamos con la receta…

 

seitan-ps

 

Seitán casero

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 1 kg de seitán

Ingredientes
  • 250 gr de gluten de trigo.
  • 2 cucharadas de harina de garbanzo.
  • 2 cucharadas de pan rallado.
  • 1 cucharadita de curry.
  • 1 cucharadita de ajo en polvo.
  • ½ cucharadita de perejil seco.
  • ½ cucharadita de pimienta blanca.
  • ½ cucharadita de sal.
  • ¼ cucharadita de polvo de hornear (levadura química tipo Royal).
  • ½ litro de caldo vegetal templado.
  • 3 cucharadas de tamari o de salsa de soja.
  • PARA EL CALDO DE COCCIÓN:
  • 2 o 3 varas de apio.
  • 1 o 2 puerros incluida la parte verde.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 cm de jengibre fresco.
  • 1 trocito de alga kombu.
  • 2 hojas de laurel.
  • 5 cucharadas de salsa de soja.
  • Sal al gusto.
Elaboración
  1. Comienza por preparar el caldo de cocción para que esté hirviendo o bien caliente cuando el seitán esté amasado.
  2. Para ello, prepara 1 o 2 puerros limpios y cortados por la mitad.
  3. Corta las ramas de apio por la mitad. Pela el jengibre y golpea los ajos.
  4. Pon los ingredientes del caldo junto con 3 litros de agua hirviendo en la olla lenta (o en una olla a presión, entonces cocínalo solo 40 minutos).
  5. Añade el laurel, el alga, el tamari o la salsa de soja y ajusta de sal si lo ves necesario.
  6. Mientras, en un recipiente grande, coloca el pan rallado, la harina de garbanzo, el gluten, el polvo de hornear, la sal y las especias y con un batidor de varillas o un tenedor mueve hasta que todo esté completamente mezclado.
  7. Entonces añade en el centro, el medio litro de caldo vegetal templado mezclado con 3 cucharadas de tamari y muévelo muy bien y rápido con una cuchara para que todo se empape por igual.
  8. Haz 3 partes y amasa cada una unos 4 o 5 minutos para que las fibras de gluten se estiren bien. Notarás como la textura va cambiando y se hace más elástico.
  9. Con el caldo bien caliente, introduce las 3 bolas y cocina tapado en la olla lenta potencia alta durante 6 horas.

 

seitan2-ps

Dos bolas bien amasadas y otra por amasar

Cuando amases el seitán notarás como se vuelve elástico y poco a poco un poco más duro. Nuestro truco para ahorrarnos el tiempo de amasado es usar nuestro procesador  que tiene un accesorio para amasado, así es muy rápido y queda estupendo. Luego solo tendrás que darle la forma redondeada y añadirlo al caldo de cocción.

Para el caldo puedes utilizar otras verduras o usar solo agua, tamari y alga kombu. Pero si añades mucha verdura picada bien fina, mientras el seitán se cocina, estarás preparando una estupenda sopa de verdura.

 

seitan3-ps

 

Si quieres que el seitán quede de 10, una vez cocido déjalo enfriar en el mismo caldo, así quedará bien hidratado por dentro y muy jugoso.

Para conservarlo, guardalo en la nevera cubierto con caldo de cocción, así aguantará 5 días sin problema. Aunque con la cantidad que sale con esta receta nosotros siempre guardamos una bola en el congelador para tenerla lista en cualquier momento. Puedes congelarlo entero o bien partido en el formato en el que lo vayas a gastar, ya sean filetes, trozos grandes o picado.

Con el seitán podrás preparar casi todos los platos que se preparan tradicionalmente con carne, guisos, estofados, al ajillo, a la naranja, a la pimienta, en filetes, libritos o incluso podrás picarlo para una boloñesa. Sé creativo y cuéntanos qué se te ocurre.

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Risotto vegano de calabaza

 

risotto3-ps

 

Seguro que ya lo sabes, pero en casa ¡nos encanta el arroz!

Sea de la clase que sea, no hay semana que no tomemos arroz una o dos veces. Así que si no sales del arroz blanco con tomate, hoy te dejamos una receta especial y muy sencilla.

El risotto es un plato elaborado con arroz, para que quede mejor es recomendable utilizar arroz carnaroli o arroz arborio, ya que absorben mejor el caldo y liberan almidón dando una textura cremosa.

La receta de hoy es un risotto alla zucca o risotto de calabaza. Es una receta muy sencilla con pocos ingredientes pero de sabor suave y delicado con el toque dulzón de la calabaza.

Independientemente del tipo de arroz y el resto de ingredientes, la clave de un buen risotto es la manera de cocinar el arroz. A diferencia de la paella para la que se busca que el grano quede suelto y entero y no se mueve para que no libere almidón, el risotto se cocina con el caldo justo en cada momento, incorporando más poco a poco según lo vaya absorbiendo y hay que removerlo constantemente para que la textura sea óptima.

 

risotto-ps

 

Risotto vegano de calabaza

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 3 raciones

Ingredientes
  • 250 gr de arroz Carnaroli (o arborio).
  • 1 litro de caldo de verduras aprox.
  • 150 ml de vino blanco.
  • 2 puerros.
  • 3 dientes de ajo.
  • 220 gr de calabaza.
  • Aceite de oliva.
  • Sal al gusto.
Elaboración
  1. Pela y pica los ajos muy fino.
  2. Pica el puerro, pero solo la parte blanca, el resto lo puedes usar para hacer hacer el caldo de verduras.
  3. Pica la calabaza en cubitos pequeños.
  4. Rehoga el ajo con aceite y añade el puerro. Cuando esté tierno, añade la calabaza y cocina 5 minutos más.
  5. Añade un poquito de caldo, solo para que la calabaza se cueza bien y esté tierna.
  6. Una vez se haya consumido el caldo, añade el arroz y deja que se cocine un par de minutos, notarás que cambia de color ligeramente.
  7. Incorpora el vino blanco y deja que se consuma, entonces añade el caldo pero poco a poco, añade más según lo vaya absorbiendo el arroz.
  8. Deberás removerlo mucho para que no se pegue y quede meloso, esta es la clave.
  9. Al cabo de unos 20 - 25 minutos, el arroz debería estar tierno y bien hinchado, si has ido añadiendo caldo poco a poco, tendría que estar perfecto.
  10. Al final puedes añadir si quieres un poquito de parmesano vegano, pero sólo es opcional.

 

risotto2-ps

 

Nuestro truco, para que el arroz quede especialmente sabroso, es añadirle una cucharadita de polvo de boletus. En esta entrada antigua te enseñamos como se prepara y te aseguro que le da un gusto impresionante al arroz.

De manera opcional, también puedes añadir una nuez de margarina vegana sin hidrogenar y un poquito de queso vegano para que el resultado final sea especialmente cremoso, remueve cuando el arroz esté listo y sirve el arroz caliente.

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Ragout de seitán

 

ragout-seitan3-ps

 

Este plato evoca frío y recogimiento. ¿Acaso no te gustaría entrar en calor con este ragout tan reconfortante?.

El ragout es un estofado de carne que se hace a fuego lento y en su propio jugo. Nosotros lo hemos preparado en olla lenta para que se haga poquito a poco y en lugar de carne hemos usado seitán. Lo pones todo junto y te olvidas de remover o preocuparte de que se te queme. Evidentemente, como siempre te decimos, puedes usar cualquier otra olla ajustando los tiempos, que serán mucho más cortos.

Vamos a por la receta…

 

ragout-seitan-ps

 

Ragout de seitán

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 4

Ingredientes
  • 400 gramos de seitán.
  • 2 zanahorias.
  • 1 cebolla.
  • ¼ pimiento rojo.
  • 1 pimiento verde.
  • ½ cabeza de ajos.
  • 8 o 10 bolitas de pimienta negra.
  • ½ taza de guisantes.
  • ½ taza de judías verdes.
  • 2 hojas de laurel.
  • 1 cucharada de harina.
  • 1 taza de vino tinto.
  • ½ taza de caldo (opcional).
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
Elaboración
  1. Lava los pimientos y pícalos en trozos grandes.
  2. Pela la cebolla y las zanahorias y córtalas, la zanahoria en rodajas medianas y la cebolla en trozos grandes.
  3. Dale un golpe a los dientes de ajo para que se aplasten ligeramente pero sin pelarlos.
  4. Coloca todo junto en la olla lenta junto con el seitán cortado en trozos grandes e irregulares. Añade 2 cucharadas de aceite y cocina todo durante 1 hora en intensidad ALTA.
  5. Mientras tanto, en una sartén fríe la harina con una cucharada de aceite y cuando empiece a dorar, añade el vino y el caldo, muévelo y seguídamente échalo en la olla.
  6. Incorpora también el laurel, la pimienta negra, los guisantes, las judías verdes y sal al gusto.
  7. Tapa y cocina otras 3 horas más.
  8. Si quieres una salsita más espesa, cocina la última media hora destapado.

 

Si quieres darle un toque más campestre, añade unas ramitas de tomillo fresco al guiso cuando esté terminando, no antes para que no tenga demasiado protagonismo.

La salsa debería quedar melosa y con mucho sabor. Así que si lo acompañas con unas patatas, fritas o cocidas, un poco de arroz integral o un trozo de un pan de calidad tendrás el éxito asegurado.

 

ragout-seitan2-ps

 

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.