Boniato al horno con yogur de soja

 

boniato-con-yogur4-ps

 

Si nos sigues hace algún tiempo, ya sea por aquí o por la redes sociales, sabrás que nos apasiona el boniato. Sobre todo en esta época que es cuando mejor están.

Es rara la semana que no lo tomamos algún día y por eso siempre andamos probando cómo y con qué combinarlo. Lo que en un principio parecía una mezcla atrevida, al mezclarlo con yogur, ha resultado ser todo un acierto. El ácido del yogur y el limón con el sabor dulce del boniato queda genial.

Es un plato perfecto como entrante o primero, aunque como guarnición, en lugar de las típicas patatas, puede ser un acierto.

La receta es muy sencilla de preparar y si encima tienes una mandolina para cortar el boniato no te llevará más de 5 minutos tenerlo todo listo.

¡Vamos al lío!

boniato-con-yogur-ps

Boniato al horno con yogur

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 2 raciones

Ingredientes
  • 2 boniatos medianos.
  • 150 gr de yogur natural de soja sin edulcorar.
  • 200 ml de nata o crema de arroz (o de soja o almendras).
  • 1 cucharada de zumo de limón.
  • 1 cucharada de aceite de oliva.
  • Una pizca de pimienta blanca.
  • Sal al gusto.
Elaboración
  1. Limpia y pela los boniatos.
  2. Corta rodajas de unos 3 o 4 mm de grosor, puedes usar una mandolina para que todas salgan igual y se cocinen al mismo tiempo.
  3. Mezcla con cuidado la crema de arroz con el yogur, el zumo de limón, la sal, el aceite y la pimienta hasta que esté todo integrado y añádelo al boniato cortado.
  4. Coloca todo junto en una bandeja o fuente de horno y cocina a 180ºC durante 30 min.
  5. Cuando esté tierno al pinchar con un cuchillo o un tenedor, sácalo del horno y sirve.

 

boniato-con-yogur2-ps

 

Si quieres darle un toque especial al gratinado, puedes usar un poco de levadura nutricional. En este caso hemos preparado una especie de “queso” parmesano a base de semillas de calabaza, girasol y levadura nutricional a partes iguales. Sólo tienes que molerlo todo junto con un molinillo de café o un procesador de alimentos hasta que quede como arena fina y ya está listo para gratinar. El sabor es muy rico y si te sobra puedes conservarlo en la nevera metido en un bote hermético durante varias semanas.

También podrías usar para gratinar 2 cucharadas de pan rallado con 1/2 cucharadita de ajo en polvo y 1/2 cucharadita de perejil.

Como ves, hay más opciones aparte del queso rallado, ¿cuál es tu preferida?

boniato-con-yogur3-ps

 

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Veganesa o mayonesa vegana

 

veganesa2-ps

 

La receta de hoy es de las extra-rápidas. Sólo 5 minutos, o incluso menos.

Te vamos a enseñar cómo hacemos nuestra veganesa (mayonesa vegana) o sojanesa (porque la hacemos con soja).

Hemos intentado hacerla con otras bebidas vegetales pero no sale directamente o si sale, no funciona tan bien. El motivo es porque la soja tiene lecitina que ayuda como emulsionante entre la bebida de soja y el aceite. Hemos probado incluso a prepararla con otra leche vegetal y añadir lecitina de soja pero el resultado, aunque ligado, no aguantaba mucho y la textura no nos gustó nada de nada.

Como verás en los ingredientes, 2/3 de la salsa son aceite, por lo que es muy calórica y habrá que tomarla ocasionalmente.

 

veganesa-ps

 

Veganesa o mayonesa vegana

Tiempo de preparación: 

Total: 

Raciones: 300 ml

Ingredientes
  • 100 ml de bebida de soja neutra.
  • 200 ml de aceite de girasol (de buena calidad).
  • 1 cucharadita de zumo de limón.
  • Sal al gusto.
Elaboración
  1. Pon los ingredientes todos juntos en un vaso de batidora.
  2. Coloca el brazo de la batidor a en el fondo y si tiene regulador de velocidad, ajusta a velocidad mínima.
  3. Muy despacio y sin mover el vaso ni la batidora comienza a triturar.
  4. Enseguida verás como comienza a mezclarse y a cambiar la textura.
  5. Incluso notarás que el sonido al batir cambia y se vuelve más grave al mezclarse los dos líquidos y cambiar la densidad.
  6. Cuando veas que comienza a emulsionar, puedes empezar a mover con cuidado la batidora para ayudar y que se mezcle del todo.

 

Si con estas proporciones, notas que la veganesa queda demasiado compacta y espesa, puedes añadir una cucharada de bebida de soja adicional y seguir batiendo. Ésto hace que se vuelva más líquida.

Y si por el contrario, crees que está aún demasiado ligera, añade más aceite.

Puedes jugar con las cantidades de ambos, manteniendo la proporción y aumentarás la cantidad total de veganesa.

Si sigues estas indicaciones, no es habitual pero incluso a nosotros, se puede cortar. Esto no significa que la veganesa se “haya puesto mala”, solamente que no se han mezclado correctamente el aceite y la bebida de soja y no ha emulsionado. Estamos acostumbrados a hablar de leche cortada cuando se estropea y puede que al hablar de mayonesa cortada entendamos lo mismo, pero no es así.

Si te pasara esto, no la tires. Comienza de nuevo en otro recipiente pero con muy poca cantidad, la suficiente para que cubra las hélices de la batidora y pueda mezlcar correctamente. Cuando notes que ha ligado, ve añadiendo muy poco a poco la mezcla anterior, la que se había cortado y sigue batiendo para que se vaya integrando. Controla la textura de la veganesa y si ves que no es como te gusta añade más bebida de soja para aligerar y aceite para endurecer como te he contado antes.

El único problema que puedes tener si te pasa esto es que puedes acabar con mucha cantidad de veganesa de golpe.

Si es así no te preocupes, en la nevera aguanta bastante bien. Al menos una semana sin problema, siempre y cuando esté bien cerrado.

Un detalle importante para que salga bien, es la batidora. Después de muchos años haciendo veganesa (incluso antes de ser vegetarianos ya la hacíamos con leche) hemos utilizado muchas batidoras distintas y aunque con un poco de maña te apañas con cualquiera, es verdad que aquellas que tienen orificios en la parte del brazo que cubre las aspas son las que mejor funcionan en este sentido. Estos orificios permiten que la soja y el aceite entren separados y salgan mezclados mediante un flujo constante sin necesidad de mover el brazo. Mientras que si no los tiene, puede que solo mezcle lo que tiene dentro, en las aspas, y no sea tan sencillo. Tendrás que mover la batidora casi desde el principio y esto puede hacer que se corte con más facilidad. De todas formas, antes de nada prueba la tuya, no vayas a tirarla. Por otro lado, si además puedes ajustar a velocidad lenta hasta que liga y después un poco más rápida, ya sería perfecta.

Otra de las ventajas de esta versión es que no existe peligro con la salmonella. Ya que ninguno de los ingredientes que usamos es probable que la contengan por sí mismos.

Para darle un toque más auténtico y con más sabor, puedes añadir al final una o dos cucharadas de aceite de oliva. Tendrá más color y un sabor más fuerte sin ser demasiado intenso.

veganesa3-ps

La veganesa o sojanesa, es una salsa que admite muchas variaciones. Te contaremos como preparar  un alioli y una salsa rosa.

Los ingredientes del alioli o allioli clásico son el ajo y el aceite. Sin huevo, leche o leche de soja. Se hace en un mortero grande y a mano, moviendo poco a poco y con un hilo muy fino de aceite. El sabor es muy intenso debido al aceite de oliva y al ajo. La versión que te enseñamos debería llamarse mejor ajonesa porque en realidad es una veganesa con ajo, pero es más rápida, suave y práctica porque para un auténtico allioli hay que tener maña, paciencia y mucha muñeca. Para prepararlo necesitarás:

  • 200 ml de aceite de girasol (si lo quieres con un sabor intenso usa un aceite de oliva suave).
  • 2 dientes de ajo.
  • 100 ml de bebida de soja neutra.
  • sal al gusto.

Coloca en el vaso de la batidora los ajos pelados junto con el aceite y tritura completamente hasta que no haya ningún trozo. Entonces añade la bebida de soja y la sal y continúa batiendo según las indicaciones de la veganesa, con el brazo quieto en el fondo y cuando ligue, muy despacio de arriba a abajo.

Para una salsa rosa, puedes continuar con la base de la veganesa. Cuando haya ligado y esté homogénea, añade:

  • 2 cucharadas de salsa de tomate frito.
  • 1 cucharadita de Coñac.
  • Zumo de media naranja.

Si no quieres que te quede demasiado ligera, puedes preparar la veganesa un poco más compacta de lo habitual, añadiendo un poco más de aceite de girasol, así cuando añadas los ingredientes extra que son líquidos no aligerarán demasiado la salsa. Es perfecta para cocktail, sandwiches  y bocatas, o lo que te apetezca.

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Risotto vegano de calabaza

 

risotto3-ps

 

Seguro que ya lo sabes, pero en casa ¡nos encanta el arroz!

Sea de la clase que sea, no hay semana que no tomemos arroz una o dos veces. Así que si no sales del arroz blanco con tomate, hoy te dejamos una receta especial y muy sencilla.

El risotto es un plato elaborado con arroz, para que quede mejor es recomendable utilizar arroz carnaroli o arroz arborio, ya que absorben mejor el caldo y liberan almidón dando una textura cremosa.

La receta de hoy es un risotto alla zucca o risotto de calabaza. Es una receta muy sencilla con pocos ingredientes pero de sabor suave y delicado con el toque dulzón de la calabaza.

Independientemente del tipo de arroz y el resto de ingredientes, la clave de un buen risotto es la manera de cocinar el arroz. A diferencia de la paella para la que se busca que el grano quede suelto y entero y no se mueve para que no libere almidón, el risotto se cocina con el caldo justo en cada momento, incorporando más poco a poco según lo vaya absorbiendo y hay que removerlo constantemente para que la textura sea óptima.

 

risotto-ps

 

Risotto vegano de calabaza

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 3 raciones

Ingredientes
  • 250 gr de arroz Carnaroli (o arborio).
  • 1 litro de caldo de verduras aprox.
  • 150 ml de vino blanco.
  • 2 puerros.
  • 3 dientes de ajo.
  • 220 gr de calabaza.
  • Aceite de oliva.
  • Sal al gusto.
Elaboración
  1. Pela y pica los ajos muy fino.
  2. Pica el puerro, pero solo la parte blanca, el resto lo puedes usar para hacer hacer el caldo de verduras.
  3. Pica la calabaza en cubitos pequeños.
  4. Rehoga el ajo con aceite y añade el puerro. Cuando esté tierno, añade la calabaza y cocina 5 minutos más.
  5. Añade un poquito de caldo, solo para que la calabaza se cueza bien y esté tierna.
  6. Una vez se haya consumido el caldo, añade el arroz y deja que se cocine un par de minutos, notarás que cambia de color ligeramente.
  7. Incorpora el vino blanco y deja que se consuma, entonces añade el caldo pero poco a poco, añade más según lo vaya absorbiendo el arroz.
  8. Deberás removerlo mucho para que no se pegue y quede meloso, esta es la clave.
  9. Al cabo de unos 20 - 25 minutos, el arroz debería estar tierno y bien hinchado, si has ido añadiendo caldo poco a poco, tendría que estar perfecto.
  10. Al final puedes añadir si quieres un poquito de parmesano vegano, pero sólo es opcional.

 

risotto2-ps

 

Nuestro truco, para que el arroz quede especialmente sabroso, es añadirle una cucharadita de polvo de boletus. En esta entrada antigua te enseñamos como se prepara y te aseguro que le da un gusto impresionante al arroz.

De manera opcional, también puedes añadir una nuez de margarina vegana sin hidrogenar y un poquito de queso vegano para que el resultado final sea especialmente cremoso, remueve cuando el arroz esté listo y sirve el arroz caliente.

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Lentejas con calabaza en olla lenta

 

lentejas-en-olla-lenta3-ps

 

Si hay un plato por excelencia que queda perfecto en la olla lenta son las legumbres. Se hacen durante muchas horas a fuego lento, y el resultado es espectacular. Quedan enteras y tiernas, así como la verdura. Esto es así en parte porque no hay que remover lo que cocinamos en la olla, así evitamos romper los ingredientes. Otra ventaja es que no se quemarán o pegarán los guisos aunque estén más tiempo (y tampoco consume mucha electricidad).

En esta ocasión preparamos unas lentejas con calabaza y otras verduras. La variedad que solemos usar de lenteja es la verdina, son muy pequeñas y nos parecen especialmente ricas.

Hemos notado que entre las dos ollas lentas que tenemos hay una pequeña diferencia de tiempos de cocción, si tu tienes olla lenta este tiempo que te damos es orientativo, observa en tu caso que estén a tu gusto. Por supuesto, puedes hacer estas lentejas en cualquier otra olla o cacerola que tengas en tu casa, en esta caso tendrás que ajustar el tiempo de cocción.

 

lentejas-en-olla-lenta-ps

 

Lentejas con calabaza en olla lenta

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 5 raciones

Ingredientes
  • 250 gr de lentejas secas.
  • 300 gr de calabaza.
  • ½ calabacín.
  • 2 patatas pequeñas.
  • 1 tomate.
  • 1 pimiento verde.
  • ½ pimiento rojo.
  • 1 cebolla.
  • 2 hojas de laurel.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 cucharadita de cúrcuma en polvo.
  • 1 cucharadita de pimentón dulce.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva.
  • Sal al gusto.
  • Un trocito de alga kombu de 2x2cm (opcional).
Elaboración
  1. Primero tendrás que dejar en remojo las lentejas durante 6 horas. Si las cocinas en una olla o una olla a presión este paso no es imprescindible pero es útil para acortar el tiempo de cocción.
  2. Pela y trocea fina la cebolla.
  3. Pica los pimientos.
  4. Pela y corta la patata y la calabaza en dados grandes de 2 cm de lado.
  5. Trocea el calabacín en cubos medianos.
  6. Pela y pica el tomate.
  7. Coloca estos ingredientes en la olla lenta junto con el aceite, los ajos sin pelar y golpeados, las especias, el laurel, la sal y el alga kombu remojada 10 min.
  8. Añade las lentejas lavadas y escurridas después del remojo y cubre todo al menos 5 cm con agua.
  9. Cocina durante 6 horas en modo alto o hasta que veas que las lentejas están tiernas por dentro pero conservan la forma por fuera.

 

Los tiempos son orientativos, dependerán del tipo de lenteja, del modelo de slow cooker, si las has remojado previamente o no…

Nosotros comemos lentejas todo el año, pero ahora en otoño nos gusta añadirle calabaza porque está de temporada y queda especialmente rica, con un toque dulzón muy suave.

 

lentejas-en-olla-lenta2-ps

 

Iván recuerda desde pequeño tomar las lentejas acompañadas de unos buñuelos de bacalao que hacía su madre, aquí te dejamos una versión veganizada que hicimos hace tiempo por si te animas, son el compañero perfecto para este plato.

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Guiso de patatas, boniatos y tofu

 

guiso-de-boniatopatata-y-tofu-2-ps

 

Como ya sabrás, en casa nos encanta el cuchareo, y aprovechando que vienen los primeros fríos después del verano, nos hemos dejado llevar por el ambiente medio otoñal y hemos hecho este guiso de patatas, boniatos y tofu.

Ya se empiezan a encontrar boniatos buenos en el mercado y en las tiendas, aunque si no te van puedes hacer el guiso solo con patatas, pero te perderás ese toque dulzón que hace que el caldito del plato esté tan delicioso.

Es una receta fácil, completa, con poquitos ingredientes y que encima puedes preparar con antelación. Nosotros la hemos hecho con nuestra slow cooker y hemos tardado unas 4 horas, pero el resultado es espectacular, las patatas se rompen menos, quedan bastante enteras pero muy muy tiernas por dentro. Si eres de los que disfrutan con un caldito espeso, puedes separar al final un par de patatas y chafarlas para darle más cuerpo al guiso.

Si quieres hacerlo en una cacerola normal, el tiempo se reduce bastante, con 20 – 25 minutos debería ser suficiente (según el tipo de patata).

Guiso de patatas, boniatos y tofu

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 4 raciones

Ingredientes
  • 5 o 6 patatas pequeñas.
  • 2 boniatos pequeños.
  • 200 gr de tofu firme,nosotros hemos usado ahumado.
  • 2 pimientos largos rojos y 2 verdes (o ½ pimiento rojo y 1 verde).
  • 1 cebolla.
  • 2 hojas de laurel.
  • ½ cucharadita de pimentón dulce.
  • ½ cucharadita de cúrcuma en polvo.
  • 6 - 8 bolitas de pimienta negra.
  • 1 taza de vino blanco.
  • 2 tazas de agua o caldo de verduras.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Sal al gusto.
Elaboración
  1. Pela y pica la cebolla.
  2. Lava los pimientos y pícalos pequeños.
  3. Calienta la olla lenta y pon el aceite, añade la cebolla, el pimiento, la pimienta negra, el laurel, sal y cocina a fuego alto durante 1 hora.
  4. Echa el pimentón, la cúrcuma, el vino y el caldo.
  5. Pela y corta las patatas de forma irregular (en cachelos) y el boniato. Incorpóralos a la olla y cocina otras 2 o 3 horas más hasta que estén bien tiernas. Añade también el tofu si es de consistencia firme, si fuera muy tierno tendrías que esperar casi hasta el final, unos 25 minutos antes de que estén las patatas, para que no se rompa demasiado.
  6. Corrige de sal si fuera necesario y sirve caliente.

 

Si no encuentras los pimientos largos frescos, seguro que puedes conseguirlos secos. Lávalos y échalos enteros a la olla.

Al final, sácalos, ábrelos, quítales las pepitas y saca la pulpa con una cuchara, mézclala con una patata y un poco de caldo, cháfalo y vuelve a añadirlo al guiso. Es una opción estupenda para los meses de invierno

 

guiso-de-boniatopatata-y-tofu-3

 

Te aseguro que la receta es muy fácil y el resultado buenísimo. Anímate a probarlo y nos cuentas tu experiencia.

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Helado vegano de platano

 

helado-platano2-ps

 

Ya se que van bajando las temperaturas y el verano está a punto de acabar… pero no me resisto a dejar de compartir aquí mi querido helado vegano de plátano. Me ha acompañado todo el verano, en pleno postparto es una gozada tener un dulce sano y delicioso que se prepara en unos minutos.

Más de un día lo he desayunado, o para media tarde si atacan las ganas de chocolate mi helado vegano de plátano estaba justo ahí para mimarme. Y creo que en invierno tampoco renunciaré a él. Es curioso, yo soy bastante golosa, y sabiendo que tengo siempre disponible este helado natural tengo menos necesidad de dulce.

Quizás pienses,”ya vale, no me vendas la moto, que el plátano engorda un montón”. Cariñito, déjame preguntarte: ¿qué te comerías en lugar de este helado de plátano natural y casero si tienes una necesidad imperiosa de dulce?. Estoy segura de que tu opción alternativa difícilmente será más sana que fruta. Añádele si quieres algo de cacao o algarroba y unos toppings…a mi me tiene ganada esta receta.

helado-platano-ps

 

La receta en sí es tremendamente sencilla, sólo necesitarás tener congelados previamente unos plátanos bien maduritos.

Nosotros solemos comprar bastantes plátanos y los dejamos madurar todos al mismo tiempo, de esta manera, una parte la tomaremos como fruta fresca pero el resto se irán directos al congelador. Sólo los pelamos y cortamos en trozos más pequeños para que, en su momento, la batidora pueda con ellos. Este plátano congelado es perfecto para los batidos verdes, así siempre tendrás fruta madura y lista, sobre todo si te apetece que el batido esté fresquito sin necesidad de añadir agua fría o hielo.

 

Helado de platano

Tiempo de preparación: 

Total: 

Raciones: 2 raciones

Ingredientes
  • 4 o 5 plátanos maduros.
  • 2 cucharaditas de cacao puro en polvo o algarroba.
  • Nibs de cacao y plátano deshidratado para decorar.
Elaboración
  1. Pela los plátanos, córtalos en trozos medianos y congélalos dentro de una bolsa con cierre zip.
  2. Cuando los plátanos estén bien congelados, solo tendrás que triturarlos. Puedes usar una batidora de brazo o de vaso.
  3. Si ves que te cuesta triturar, deja que se atempere unos minutos y luego te resultará mas fácil.
  4. Cuando el plátano tenga una textura homogénea, tu helado estará listo.
  5. Si lo prefieres de chocolate, ahora es el momento de añadir el cacao. Vuelve a triturar hasta que esté integrado por completo y sirve en una copa de helado.
  6. Decora con nibs de cacao el helado de plátano y con plátano deshidratado el de chocolate.
  7. OPCIONAL: puedes añadir una pizca de canela, esencia de vainilla o especias al plátano cuando lo estés triturando para darle un toque especial, pero no es necesario.
  8. También puedes añadir parte de mango o frambuesas congeladas a la hora de triturar.

helado-platano3-ps

 

Y no te creas que puedes hacer sólo helados de estos sabores. Si quieres puedes crear sabores de todo lo que te apetezca, sólo tienes que congelar fruta de otro tipo y batirla junto al plátano: mango, piña, moras, fresas, arándanos… También puedes explorar más allá de las frutas, añadiendo una cucharada sopera de mantequilla de cacahuete a tu helado obtendrás un pequeño manjar.

Los toppings son el broche perfecto de tu helado. A nosotros nos gusta poner cosas ricas como nibs de cacao natural, chips de coco, semillas de cáñamo, semillas de sésamo caramelizadas, nueces…

Anímate a probar a hacer tus propios helados en casa, no hay nada más sencillo, económico, sano y delicioso.

 

helado-platano4-ps

 

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Sopa de verduras en olla lenta

 

sopa-verduras-portuguesa3-ps

 

Acabamos de pasar 10 días en Portugal de vacaciones y el país vecino realmente nos ha enamorado. Estuvimos en la zona del Algarve y sus playas son una gozada para ir en familia.

Además de sus paisajes, pudimos descubrir parte de su estilo culinario. Las sopas siempre nos han gustado (de hecho te recomiendo echar un ojo a nuestro lindo ebook de sopas, cremas y caldos veganos “Cuchara, cucharilla, cucharón”), pero allí hemos descubierto una nueva forma de hacer sopas.

Realmente es una mezcla de sopa y crema. El primer día que pedimos una sopa de verduras en un restaurante pensé que se les había olvidado triturar todo el puré, pues había tropezones de verduras. Con la segunda empezamos a sospechar que era hecho a propósito, y la tercera nos lo confirmó. Todas tenían en común un sabor dulce, predominando la zanahoria, la patata y las judías verdes o el calabacín.

 

sopa-verduras-portuguesa-ps

Ingredientes listos.

 

Como Iván me ha visto tan alucinada con ellas, y sabe lo que me gustan las cremas…ha hecho una versión en casa que es casi casi igual que las que degustamos en Portugal.

Nosotros hemos utilizado nuestra olla lenta de 6,5 l o slow cooker, tu puedes usar cualquier cacerola si no dispones de una en casa. Sólo tienes que ajustar el tiempo de cocción.Con media hora sería suficiente.

 

Sopa de verduras en olla lenta

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 6 raciones

Ingredientes
  • 3 patatas medianas.
  • 6-8 zanahorias.
  • 2 puerros.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 calabacín.
  • 300 gr de judías verdes.
  • 2 tomates maduros.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Sal al gusto (2 cucharadas aprox.)
  • 1,5 litros de agua.
Elaboración
  1. Lava muy bien los puerros cuidando de que no les quede nada de tierra.
  2. Lava las judías y corta los extremos.
  3. Pela las zanahorias, las patatas, el calabacín y los tomates.Pela los dientes de ajo y pícalos.
  4. Una vez que tengamos la verdura limpia, pícala.
  5. La zanahoria en trocitos pequeños, los puerros córtalos por la mitad y luego en finas semilunas.
  6. Las judías córtalas en rodajas pequeñas. Pica el calabacín en trozos un poco más grandes y la patata en dados. Por último, pica pequeño el tomate.
  7. En la olla lenta, coloca toda la verdura junto con el aceite, la sal y el agua (ayudará si ya está caliente).
  8. Deja cocinarse todo junto unas 3 horas en intensidad alta.
  9. Para entonces todas las verduras deberían estar bien tiernas y el caldo con bastante sabor.
  10. Ahora viene la gracia de esta receta.
  11. Aparte un par de cazos de la verdura en trozos y resérvala para mas tarde.
  12. Con la batidora, tritura todo el caldo con la verdura que habías dejado, no hace falta hacer un puré muy fino, sino una crema ligera.
  13. Añade la verdura que tenías reservada y vuelve a batir pero esta vez solamente un par de segundos, la idea es que se rompan un poco los trozos pero sigas encontrándolos en la sopa.
  14. El resultado es una sopa muy muy sustanciosa, con una textura espesa pero sin ser un puré ni una crema de verduras.

sopa-verduras-portuguesa2-ps

 

Estas verduras son una idea, prueba con las que más te gusten o simplemente tengas a mano en tu nevera: apio, nabo, calabaza…

Ahora que el otoño está cerca seguro que te apetece preparar esta sopa más de un día.

 

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.