Restaurante vegetariano Gaia (Burgos).

 

El miércoles pasado compartí aquí nuestra crónica gastronómica de Pamplona. Cuando preguntamos en la oficina de turismo por algún restaurante vegetariano en la ciudad, el chico nos comentó que si pasabamos por Burgos, teníamos que visitar el mejor restaurante vegetariano de España, según su criterio.

gaia2

Nuestra crónica gastronómica en Burgos.

Como te puedes imaginar, nos creó  una curiosidad enorme. A nuestra vuelta a Madrid, pasamos por Burgos y comimos en el restaurante vegetariano Gaia. ¿Sería para tanto?.

gaia9

Fachada del restaurante. Como ves, estaba a tope.

 

El restaurante Gaia está situado cerca de la catedral, en la calle Fernán Gonzalez, 37. Teléfono  947 27 97 28.

Tiene algunas particularidades: sólo abre de lunes a viernes a mediodía. No admite reservas. Sus dueños viajan mucho y hay meses que está cerrado, por ejemplo ahora esta cerrado hasta el 18 de diciembre.

Sólo tienen un menú vegano del día, no se puede pedir a la carta. El menú cuesta 10 euros.

De entrante pedimos una ensalada con aliño de mostaza y  un gazpachuelo de alcachofas con virutas de kikos.

gaia7

Ensalada con aliño de mostaza.

gaia6

Gazpachuelo de alcachofas con virutas de kikos.

Los primeros platos fueron un arroz frito con verduras al estilo de Indonesia, realmente delicioso, y unas patatas con setas confitadas al jerez y aroma de trufa. ¡Una combinación de sabores y textura fantástica!.

gaia1

Nasi goreng, arroz con verduras al estilo de Indonesia.

gaia10

Un guiso de patatas muy sabroso.

El menú constaba de 3 platos (más postre, pan y bebida). Seguían llegando platos a la mesa, yo tomé una lasaña de champiñón y berenjena. Iván pidió una cebolla al horno rellena de risotto. Si hasta ahora todo estaba rico, ya fue la guinda. Tenemos pendiente hacer la cebolla rellena en casa, realmente nos encantó.

gaia8

Lasaña vegetal.

gaia3

Cebolla al horno rellena de risotto funghi.

De postre nos decantamos por una crema catalana, pocas veces la encuentras vegana, y un vasito de crema de chocolate.

Crema catalana.

gaia4

Crema de chocolate.

La relación calidad-precio de la comida es excelente. Inmejorable.

El restaurante es precioso, muy alegre y colorista. Una cucada, y las paredes están llenas de fotos de sus viajes por el mundo.

El servicio es muy rápido, quizás demasiado: en 30 minutos comimos. Al ser un menú cerrado agilizan los tiempos, pero me quedé con la sensación de excesiva prisa por su parte en desalojar la mesa para doblarla.

Y de nuevo… otro restaurante que no tiene trona para bebés. ¡Snifffff!.

A pesar de todo,el balance global es muy positivo. Si vas a Burgos el restaurante Gaia es una maravillosa opción, eso si, llama antes por si te lo encuentras cerrado.

 

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Restaurante vegano Baratza Kafea (Pamplona).

 

Viajar nos encanta. Parte de los viajes es la oportunidad de descubrir nuevos sabores, ingredientes, formas de cocinar… impregnarte del arte culinario de los distintos lugares.

Hoy nos trasladamos a Navarra, concretamente a Pamplona. En sus calles se entremezclan peregrinos recorriendo el camino de Santiago, murallas, zonas verdes, historia…

Nos acercamos a la oficina de turismo para saber qué visitar, y antes de irnos le preguntamos al chico a cargo si había algún restaurante vegetariano para comer. Nos habló de tres sitios: el restaurante Sarasate, el Baratza Kafea y una herriko taberna con menú vegetariano.

Nuestra elección fue el restaurante Baratza Kafea: macrobiótico,vegano y ecológico. Suena bien, ¿no?. Este restaurante abrió sus puertas hace un año.

Está situado en la travesía Bernardino Tirapu, 5-7. Teléfono 948 046625.

Los días de diario puedes tomar un menú completo por 14,50 euros, que incluye sopa, plato combinado, bebida, postre e infusión. También tienes la opción de combinar sopa y plato principal por 12,90 euros o plato principal y postre por 13,40 euros.

Nosotros nos atrevimos con el menú completo. Había dos sopas a elegir: crema de calabaza o sopa de cebada. Pedimos una de cada.

crema calabaza

Crema de calabaza con semillas de sésamo negro.

 

baratza kafeta segunda

Sopa de cebada.

Las dos sopas estaban exquisitas: con una textura suave y un sabor que aún recuerdo.

A continuación tomamos el plato principal. El mio constaba de brocheta de seitán y verduritas, puré de mijo, wok de algas, chucrut de lombarda y ensalada. 

brochetas

Este tipo de platos completos me encantan: un poco de ensalada, proteína vegetal, cereal, algas y un fermento.

 

Iván tomó la otra opción: garbanzos estofados, arroz con verduras, ensalada, wok de algas y chucrut.

garbanzos

Además de crear platos atractivos para la vista, hay que hacerlos equilibrados y nutritivos. Este es un buen ejemplo.

Las raciones eran generosas, pero aún nos quedaba un hueco para el postre: gelatina de agar-agar con fresas, y un crujiente de higos.

agar agar

Gelatina vegana de fresas.

 

compota

Crumble de higos. No se ve muy lindo, pero estaba delicioso.

 

Finalmente nos ofrecieron una infusión que nos sentó genial.

El local es bastante amplio, sencillo y muy luminoso.

El servicio fue muy atento y amable. Por sacarle un pero: no tienen trona. Lo vuelvo a decir: no entiendo que en un restaurante no tengan una trona, quiero que mi hijo pueda comer sentado con nosotros en la mesa. Me parece algo normal y natural.

Creo que acertamos eligiendo este restaurante para comer, nos encantó la comida y la unión de comida macrobiótica-vegana-ecológica.

¿Conocías este restaurante?. ¿Qué te han parecido los platos que tomamos?.

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Taberna El Parral (Vitoria).

 

Si la semana pasada te traíamos una idea para comer fuera en Madrid, hoy nos vamos al norte. Concretamente a Vitoria. En nuestras vacaciones de Septiembre estuvimos por allí y nos encantó.

Teníamos ganas de conocer Vitoria-Gasteiz y resultó una ser una pasada. El casco antiguo con mucho encanto, una ciudad para disfrutarla sin prisas y pasear.

 

vitoria novena

 

Además, pudimos conocer en carne y hueso a nuestra amiga Gastrocenicienta. Después de meses hablando por estos medios fue un placer compartir un día con ella cara a cara.

A la hora de comer fuimos a uno de los restaurantes vegetarianos de Vitoria.

Se trata de la taberna El Parral. Está en la calle Cantón San Francisco Javier, 4. Su teléfono es 945276833.

 

vitoria cuarta

Taberna El Parral, en Vitoria-Gasteiz.

 

Tienen menú del día a precio asequible (11.50 euros). La comida muy casera y sin artificios. Es vegetariano pero con bastantes opciones veganas.

Lo que más nos llamó la atención fue que el menú constaba de 3 platos (más postre, pan y bebida).

De entrante podías elegir entre un zumo natural, unos espárragos blancos o una ensalada del buffet al gusto.

A mi me encanta empezar la comida con una gran ensalada, así que elegí esta opción. La camarera me dijo que podía servirme todos los platos que quisiera, pero con uno tuve más que suficiente.

 

vitoria segunda

Ensalada del buffet libre.

 

Iván se pidió los espárragos blancos con vinagreta.

 

vitoria tercera

 

 

De segundo plato, Iván tomó purrusalda, bien calentita y reconfortante. Yo preferí una crema de zanahoria que estaba muy buena.

 

vitoria sexta

Purrusalda.

 

vitoria primera

Crema de zanahoria.

 

Como tercer plato probamos unas setas con patatas y los pimientos del piquillo rellenos.

 

vitoria septima

Setas con patatas.

 

vitoria quinta

Pimientos rellenos de soja texturizada y verdura.

 

El postre fue lo que menos nos gustó: plátano al horno. Llevaba brandy, que lo hacía muy fuerte y algo amargo para mi gusto.

 

vitoria octava

Plátano asado

 

La camarera que nos atendió fue súper amable. En cuanto llegamos nos trajo una trona para que se sentase Antu.

El local es amplio, con una decoración austera. Esta taberna vegetariana es perfecta para una comida informal o para ir el día a día.

¡Encantados de poder comer vegano por todos los rincones de España!. No te pierdas el miércoles que viene nuestra siguiente crónica gastronómica…¡es posible comer vegano, eco y delicioso en Pamplona!.

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Restaurante ¡Viva la Vida! (Madrid).

 

Hoy traigo una crónica gastronómica, se que te resultan interesantes. Durante las próximas semanas, los miércoles compartiremos más ideas para comer vegetariano fuera de casa.

El restaurante ¡Viva la Vida! se encuentra en el centro de Madrid, en el barrio de la Latina. Su dirección es calle Costanilla de San Andrés, 16. Teléfono 913 66 33 49.

 

fachada viva la vida

 

Anteriormente tenía un sistema de comida al peso, pero ya no funciona así.

Nuestros amigos Carol y Paco estuvieron cenando un día y nos lo recomendaron encarecidamente. Así que en cuanto pudimos, nos acercamos a comer.

Tienen una zona de buffet de ensaladas, para que elabores tu ensalada con los ingredientes que elijas. Por lo demás, puedes tomar menú o pedir a la carta.

El menú diario suele constar de una crema o un plato de ensalada del buffet, más un segundo a elegir entre cinco opciones. Se incluye pan, bebida y postre o café. Su precio es 11.50 euros.

En nuestra visita yo pedí el menú. Me preparé una súper ensalada. Lo cierto es que había muchísima variedad donde elegir, y me puse un gran plato para compartir con Antu.

ensalada viva la vida

Mi ensalada: patata cocida, tomate, brotes de alfalfa, garbanzos, aceitunas, chucrut de lombarda, algas, canónigos, naranja…

 

De segundo me pedí una hamburguesa. Las hamburguesas vegetales son la especialidad del ¡Viva la Vida!. ¡Te recomiendo pedir una si o si!.

burguer viva la vida

Las hamburguesas son su especialidad.

La hamburguesa venía acompañada por patatas gajo y una salsa. Muy rico todo.

Iván pidió a la carta. Lo que puedes encontrar son “enrollados” tipo fajitas, cositas de picoteo y hamburguesas de todo tipo.

De picoteo pedimos un plato de yuca frita. Era la primera vez que la probamos y nos gustó bastante.

yuca viva la vida

Plato de yuca, parecen patatas fritas.

 

Además se pidió una hamburguesa oriental, con la misma base que la mía pero con un toque de setas chinas total.

De postre compartimos una porción de bizcocho de pera, que era la única opción vegana del menú.

bizcocho viva la vida

Bizcocho de pera.

 

El único punto negativo es que no tenían trona para niños, pero en su lugar tenían un cesto lleno de juguetes que enseguida ofrecieron a Antu… y él encantado. Estuvo jugando en el suelo y andando ayudado de taburetes.

pequeño

Además de tener unas burguers vegetales fantásticas, la atención es muy buena y el local transmite muy buen rollito. Ideal para una cena informal con amigos o invitar a tu pareja. ¡Volveremos!.

comedor viva la vida

¿Has estado alguna vez comiendo aquí?. ¿Has probado las hamburguesas del ¡Viva la vida!?.

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Picnic: el arte de disfrutar al aire libre.

Aprovechar el buen tiempo para comer y estar fuera de casa es una maravillosa costumbre. Y por comer fuera no me refiero sólo a ir de restaurantes. Una opción que cada día nos gusta más es ir de picnic.

¡Vamos de picnic!.

Plan perfecto para familias, vemos que a nuestro pequeño cada día le gusta más.
La primera vez que hicimos picnic con él, le daba impresión salirse de la mantita y tocar la hierba, pero ahora ya le gusta sentir el césped y gatear al aire libre.

Picnic playero.

Las opciones para hacer un picnic son infinitas: parques, montaña, playa… Cada lugar aporta un encanto diferente.
A mi me gustan todas, comer al aire libre me relaja y la comida me sienta mejor.

Papá buscando el lugar ideal para comer.

Además, es una manera de ocio barata: sólo necesitas una mantita para el suelo, una cesta, algo para comer… y ¡a mirar las nubes!.
También puedes llevarte una baraja de cartas, un buen libro, algo de música, o simplemente relajarte y meditar un poco.

Vamos con las viandas. ¿Qué llevar a un picnic vegetariano para que sea un éxito?.


Seguro que se te ocurren muchas cosas más. Además, puedes hacer picnic en cualquier momento del día. ¿Has probado a desayunar en un parque?. ¡¡Es genial!!!. 
Picnic de desayuno: leche vegetal, bizcocho, fruta, galletas de avena…

Otra cuestión a tener en cuenta es el dónde. Si estas en una gran ciudad, cualquier parque con árboles que den sombra te servirán. Si vives cerca del campo, podrás elegir lugares más bucólicos.

Un clásico en Madrid es el parque del Retiro, aunque también nos gusta ir a la zona del Templo de Debod.
Si quieres desplazarte fuera de la capital, te recomendamos ir a pasar el día al parque Europa, en Torrejón de Ardoz. Su principal atractivo es que tiene reproducciones de monumentos por todos conocidos, como la Puerta de Alcalá, la Torre Eiffel, la Fontana de Trevi, la Sirenita o el Puente de Londres…
Además, puedes hacer tirolina, montar en barcas, hay muchos parques infantiles que son una pasada, y también hay parques para perros.

Picnic junto a la Puerta de Alcalá, en el parque Europa.

Y ahora en verano, nos gusta ir alguna vez a las Berceas. Es una zona recreativa en Cercedilla. Cuenta con piscinas que tienen unas vistas preciosas, además puedes practicar multiaventura, y hay merenderos para comer.

Picnic junto a un rio.

Te he dado unas cuantas ideas. Espero que te animes a salir fuera de casa y respirar bien profundo.
¿Conoces algún sitio especial para hacer picnic y pasar un buen día?. ¡Cuéntame!.
Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Restaurante Teresa Carles, en Barcelona

Barcelona nos gusta. En 1980 llegaba al mundo en una clínica de la ciudad Iván. Pasó allí su primera infancia y en la escuela aprendió sus primeras palabras en catalán. En 1983, a unos kilómetros de Barcelona, en Martorell, yo decidí que aquel era un buen sitio para nacer… Años después, los dos nos encontramos en Talavera. De la amistad al amor, y hasta el día de hoy.

Por eso, Barcelona nos gusta. Los últimos años nos solemos escapar unos días cada verano. En nuestra última visita, hace escasas semanas, estuvimos comiendo en el restaurante vegetariano Teresa Carles. Tras pedir opinión a dos amigas conocedoras de los restaurantes de la ciudad, Alba y Nefer, elegimos este lugar. Y fue un acierto.

Se encuentra cerca de Plaza de Catalaluña, en la calle Jovellanos, nº2.
Su teléfono es 93 317 18 29.
Abre de lunes a domingo, de 9:00 a 23:30.
Su web: www.teresacarles.com

Entrada del restaurante (imagen extraída de la web del restaurante)

En primer lugar llama la atención la originalidad del restaurante, muy original y fresco.
Fuimos a comer un sábado, y estaba muy lleno, suerte que habíamos reservado mesa.

Uno de los salones del restaurante (imagen extraída de la web del restaurante)

El fin de semana no hay menú, así que pedimos a la carta. Todas las opciones eran muy apetecibles, y tras dudar mucho, pedimos un tartar de tofu y aguacate.
Estaba sencillamente delicioso. Y la presentación linda, linda…

Tartar de tofu y aguacate.

De segundo plato, yo pedí Este seitán se fue a Pekín. Casi todos los platos tienen nombres bastantes peculiares.
Mi plato constaba de unas obleas para rellenar tu mismo con lascas de seitán laqueado, y verduras en juliana, y una salsa hoisin deliciosa.
Un plato rico, el seitán tiene un toque bastante exótico y sabroso.

Este seitán se fue a Pekín

Por su parte, Iván tomó una Lasanyuki. Una lasaña muy original, ya que en lugar de varias capas de pasta, lleva una única lámina que se dobla sobre si misma.
El relleno, espectacular:  espinacas con piñones, queso de rulo de anacardos, calabaza, boletus…


Lasanyuki

Llegados a este punto, estabamos alucinando con lo fantástico que es este lugar.
Y decidimos que teníamos que pedir postres si o si.
De entre las opciones veganas, elegimos una Vegan selva negra, con cacao y crema de cerezas, y otra porción de Copito vegano, un pastel muy rico de pera y chocolate blanco vegano.

Vegan selva negra

Copito vegano

Aquí va nuestro breve resumen del restaurante:
Local amplio, moderno y muy bonito.
– Carta muy amplia y con numerosas opciones veganas.
– Servicio rápido, atento y eficaz.
Relación calidad-precio buena. Comer a la carta con agua de bebida nos salió por algo más de 53 euros los dos. No es barato, pero merece la pena totalmente.
Cocina creativa, con productos de la zona. Las raciones son abundantes.
Entre semana tienen menú por 9,50 y también hay menú degustación.
– Tienen tronas para bebés.

Esperamos que esta crónica te resulte interesante si tienes previsto viajar a Barcelona pronto. También te dejamos otras opciones para que tengas más variedad donde elegir.
A nosotros aún nos quedan muuuuchos restaurantes por visitar allí. Nos gusta Barcelona.

¡Feliz día!

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Tapeo y restaurante vegano en Granada

En el puente de Mayo estuvimos en Granada de escapada. No era la primera vez que la visitamos, de hecho ya escribí otro post contándote cómo nos fue.

Parte de la familia de Iván vive en un pueblo de Granada y queríamos aprovechar para que conocieran a Antu.
Además de estar con la familia, ver la Alpujarra o bañarnos en la playa de Motril, tuvimos tiempo de acercarnos a Granada.

Como eran las Cruces, una fiesta religiosa que se celebra el 3 de Mayo, en todos los bares suelen dar de tapa habas. Si, habas, tal cual, crudas y en su vaina.
En un bar nos las pusieron, y como dijimos que éramos vegetarianos nos cambiaron el queso de la tapa por un tomate con aceite y aceitunas.

Investigando las habas…
Tapitas varias: tomate, habas, aceitunas…
En Granada hay mucha tradición de cañas y tapeo, existen varias zonas por la ciudad. Nosotros estuvimos por la calle Elvira. Allí, en el número 41 se encuentra el bar Babel. 

Bar Babel World Fusion
Es un bar con buen ambiente y con opciones vegetarianas. Hummus, falafel o hamburguesas vegetales, entre otras cosillas, a buen precio. Además, te dejan escoger el pincho. Nosotros tomamos la tapa de falafel, y la verdad es que estaba muy rica.
Tapa de falafel, con ensalada de lechuga, tomate, zanahoria, maíz y salsa
Salimos de Babel muy contentos y pusimos rumbo al restaurante Paprika, nuestra elección para comer ese día. 
Es un restaurante vegano y eco, ubicado en la calle Cuesta de Abarqueros, nº 3. Junto a la calle Elvira. Te dejo su web y su teléfono es 958 804 785.
Restaurante Paprika

Tienen una carta bastante amplia, y todo con una pinta estupenda. Al final nos decantamos por un surtido de entrantes fríos para compartir : hummus, guacamole, ensalada y rollito de verduras al vapor.

Surtido de entrantes fríos.

Un plato espectacular y sano

De segundo, Iván se pidió unas fajitas con salsa mole: pimientos rojos y verdes salteados con cebolla, seitán y salsas para acompañar. Venía sin montar para que tú te lo prepares a tu gusto, muy original. También muy rico.

Fajitas con salsa mole

Mi opción fue una pasta rellena de verduras con salsa de cacachuetes. Estaba muy rica, aunque para mi gusto algo densa y aceitosilla.

Pasta rellena de verduras con salsa de cacahuetes

 La comida es tan abundante que no pedimos postre, así que no podemos contarte nada sobre ellos.

Resumiendo nuestra experiencia en esta visita al restaurante Paprika podemos decir:

  • Es un restaurante muy bonito, ubicado en un edificio con encanto. Además tiene terraza en verano.
  • Tiene la cocina vista, por lo que ves al cocinero mientras prepara parte de tu comida, lo cual tiene su puntito.
  • La comida es muy rica, bien presentada y abundante, aunque el servicio fue muy lento para los clientes que había.
  • Relación calidad – precio buena. Comer los dos a la carta con agua de bebida nos salió por 43 euros.
  • No tienen trona para bebés, lo cual es un fallo grave para nosotros. No tenemos carrito y porteamos al peque, por lo cual tuvimos que comer con Antu en brazos… En Ikea las tienen muy baratas y creo que es importante que los niños participen de las comidas sentados en la mesa, ¡¡ también en los restaurantes !!!.
Cuéntanos, ¿conoces sitios vegetarianos en Granada?. ¿Te ha resultado útil este post?.


Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.