Pisto en slow cooker

 

pisto3 ps

 

Hay recetas que son tradicionales,de toda la vida,y que son realmente sencillas, pero si nadie te explica como hacerlas se quedan en el típico plato de tu madre o abuela que no te animas a cocinar.

Yo no sabía hacer un pisto hasta que me enseñó Iván. Hoy te mostramos como lo hacemos en nuestra casa. En esta ocasión hemos utilizado la olla lenta o slow cooker, pero lo puedes hacer en una sartén o cacerola acortando los tiempos. Sólo ten en cuenta que la verdura esté tierna.

 

pisto ps

 

El pisto es ideal para tomarlo con cereales como quinoa, arroz, trigo sarraceno, bulgur… también con legumbres como por ejemplo garbanzos. Otra propuesta es ponerlo sobre una tostada de pan.

Vamos a ver como se cocina el pisto paso a paso.

Pisto en slow cooker

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 3-4

Ingredientes
  • 1 calabacín.
  • 1 berenjena.
  • 1 cebolleta o cebolla.
  • 1 pimiento verde.
  • ½ pimiento rojo.
  • 500 gr de tomate triturado.
  • Sal al gusto.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva.
Elaboración
  1. Lava los pimientos, el calabacín y la berenjena.
  2. Corta en dados grandes el calabacín y la berenjena.
  3. Pica el pimiento y la cebolleta en trozos grandes.
  4. Coloca la verdura con la sal y el aceite en la olla lenta a intensidad alta y cocina durante 1 hora.
  5. Al cabo de este tiempo, comprueba que las verduras comienzan a estar más blandas y entonces añade el tomate triturado (puede ser natural o en conserva). Cocina durante 2 horas más. Si crees que en este momento aún tiene demasiado líquido, puedes sacar un poco y cocinar otra vez de nuevo ½ hora o hasta que se haya reducido/evaporado y tenga la consistencia deseada.
  6. Lo puedes usar para acompañar cualquiera de tus platos.

 

Si haces más cantidad de pisto lo puedes congelar sin problema, así tendrás una guarnición para tu comida lista en un momento.

 

pisto4 ps

 

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Quiche vegana de habitas y tomate seco

 

quiche de habitas y tomate seco ps

¿Encendemos el horno?. Aún hace calor pero meterse en la cocina para hacer esta quiche vegana de habitas y tomate seco bien merece la pena. Esta receta es ideal para un picoteo festivo, para llevar a un picnic o para disfrutarla fria o templada. El relleno está hecho a base de tofu y queda muy consistente. Si no te gusta el tofu es una forma fantástica para incorporarlo. Recuerda que el tofu es una excelente fuente de proteína vegetal y es bajo en grasa. Para que sepas un poco más sobre el tofu, puedes ver este tutorial en el que te mostramos cómo se prepara. Así dejará de ser un misterio para ti y verás que es bastante natural.

Quiche de habitas y tomate seco

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 6 - 8

Ingredientes
  • 2 puerros grandes.
  • 200 gr de habitas tiernas.
  • 1 lámina de pasta brisa (pasta quebrada) vegana.
  • 200 gr de tofu.
  • 200 ml de nata vegetal (hemos usado de arroz).
  • Sal al gusto.
  • ½ cucharadita de pimienta blanca molida.
  • Una pizca de cúrcuma.
  • ½ cucharadita de hierbas provenzales.
  • 6 tomates secos (en aceite).
  • 2 cucharadas de aceite de oliva.
  • 2 cucharadas de Maicena.
Elaboración
  1. Lava y pica bien fino el puerro y rehógalo con el aceite.
  2. Mientras, desgrana las habitas si son grandes, si son tiernas puedes usarlas con la vaina entera como hemos hecho nosotros, sólo tienes que trocearlas. Escáldalas en agua hirviendo durante 5 minutos, escúrrelas y añádelas al puerro. También puedes usar habitas congeladas o de bote.
  3. En la batidora, tritura el tofu con la nata vegetal, las especias, la sal y la Maicena hasta que quede suave y homogénea.
  4. Añade la verdura y los tomates secos picados.
  5. Extiende a masa quebrada en un molde apto para horno y rellena con la masa.
  6. Precalienta el horno a 200 ºC y cocina durante 40 minutos.
  7. Pasado ese tiempo, comprueba que está cuajada la quiche pero recuerda dejar que se enfríe del todo para cortarla, ya que así coge más consistencia

quiche de habitas y tomate seco2 ps

 

 

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Chutney de melocotón en slow cooker

 

chutney de melocoton ps

El chutney es una salsa típica de la cocina india hecha a base de fruta,fuertemente especiada. Se utiliza como acompañamiento o como entrante. En este caso te mostramos como queda de bien con arroz basmati integral y unas brochetas de seitán.

Se puede hacer con frutas como mango, albaricoques, manzana…Aprovechando una oferta de melocotones maduros que encontramos en la frutería hicimos unos cuantos botes de chutney. Para hacerlo hemos utilizado la olla lenta o slow cooker.

Si nos sigues en Instagram sabrás que hace un par de meses que la tenemos y estamos encantados con ella. Una olla lenta consiste básicamente en un electrodoméstico formado por dos partes, la cubeta o parte interior donde se cocinan los alimentos, que puede ser de cerámica, acero inoxidable…  y la carcasa exterior que es la parte eléctrica que calienta la cubeta interior.

Hay muchos modelos y marcas según los materiales de fabricación, el tamaño, la forma… Nosotros nos decidimos por esta olla de cocción lenta de 6,5 litros aunque si te parece muy grande también está disponible en formato 3,5 litros. Tenemos previsto comprar otra dentro de poco, ya te contaremos qué tal la nueva.

La temperatura de cocción no supera los 100ºC por lo que se mantienen mejor los nutrientes. Suelen tener dos modos de cocción, alto y bajo pero hay que tener en cuenta que los líquidos no se evaporan prácticamente por lo que deberás ajustar la cantidad de agua o caldo de tus recetas para que no queden demasiado líquidas. Si necesitas que se espese un poco, puedes terminar la cocción con la olla destapada.

Personalmente, hemos notado que el sabor de las verduras es mas intenso, las sopas quedan más sabrosas pero lo mejor es que puedes despreocuparte completamente de la comida, ya que los tiempos de cocción son largos y dado que la temperatura no es demasiado alta, aunque te pases de tiempo, la comida no se te quemará.

Como nuestra olla no es programable, hemos comprado un temporizador  para el enchufe de forma que podemos controlar la hora de comienzo y fin de funcionamiento. Aunque esto no es imprescindible, tienes que pensar que dado que algunas recetas necesitan mucho tiempo deberás estar atento para encender tu slow coocker y que la comida esté lista a la hora que necesites. No se si me he explicado bien, así que te pongo un ejemplo: unos garbanzos tardan unas 8-9 horas aproximadamente, por lo que si no te acuerdas el día anterior de cocinarlos y quieres que estén listos para las 2 de la tarde, tendrás que ponerlos a cocer 9 horas antes, y eso son… ¡las 5 de la mañana! Entiendo que levantarte a esa hora para encender la olla no es práctico pero si cuando te acuestas la dejas programada, se encenderá sola y cuando te levantes ya estarán a medio hacer.

En cuanto al consumo, porque necesita mucho tiempo, es relativamente bajo. La nuestra consume unos 300W pero es de las grandes, 6 – 8 raciones, las que son mas pequeñas tienen un consumo inferior. Para que puedas comparar, consume aproximadamente lo mismo que el frigorífico o la televisión. Hemos comprobado una diferencia notable con las legumbres, quedan más enteras, no se rompen pero por dentro están más cremosas. Unas lentejas las hacemos en 6-7 horas y unos garbanzos en 8-9. Usamos menos aceite para cocinar sin que se peguen los alimentos. De momento la hemos usado para hacer sopas, legumbres, seitán, sofritos, pisto, mermeladas, patatas asadas, bizcocho… y el resultado ha sido estupendo.

 

chutney de melocoton2 ps

 

Chutney de melocotón en slow coocker

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 2 - 3 botes

Ingredientes
  • 1 kg de melocotón limpio de piel y hueso.
  • 250 ml de vinagre de manzana.
  • 100 gr de panela.
  • 1 + ½ cucharaditas de curry en polvo.
  • ½ cucharadita de canela.
  • ½ cucharadita de jengibre en polvo.
  • 1 rama de canela.
  • ½ cm de jengibre fresco en rodajas finas.
  • 2 clavos de olor.
  • Opcional: cayena molida al gusto (hemos usado ½ cucharadita y queda bien picante).
  • ½ cucharadita de sal.
Elaboración
  1. Una vez pelados y deshuesados los melocotones, córtalos en láminas finas.
  2. Coloca en la slow coocker todos los ingredientes y cocina a temperatura alta durante 2 horas.
  3. Retira la tapa y continúa cocinando durante otra hora o hasta que la salsa comience a caramelizar y espesar.
  4. Saca el chutney de la slow coocker y colócalo en tarros de cristal limpios con una cuchara procurando que no se manche el borde para que haga bien el vacío y se conserve mejor. Tápalos y ponlos boca abajo hasta que estén completamente fríos. Verás que la tapa debe haberse hundido del centro.
  5. Conserva los botes en el frigorífico. Si no lo gastas antes, puede aguantar varias semanas ya que el vinagre y el azúcar también actúan como conservante.
  6. SIN SLOW COOCKER:
  7. Si no dispones de una olla lenta, tendrás que ajustar los tiempos de cocción.
  8. Cocina a fuego fuerte todo junto hasta que comience a hervir y luego bájalo a temperatura media-baja.
  9. Removiendo a menudo para que no se pegue y con cuidado si salpica, cocina hasta que el melocotón esté tierno y la salsa comience a espesar, aproximadamente unos 20 o 30 minutos.
  10. El resultado deberá ser similar pero debes estar pendiente del chutney todo el tiempo.

 

chutney de melocoton3 ps

 

Esta vez hemos usado nuestro chutney de melocotón para acompañar unas brochetas de seitán con arroz basmati, puedes usarlo para darle un toque exótico a cualquier plato, anímate y cuéntanos qué te ha parecido. A partir a ahora, vamos a compartir periódicamente recetas con slow coocker para que le saques todo el partido posible porque nosotros estamos encantados desde que la hemos descubierto.

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Alubias blancas con salsa de azafrán

 

judias ps

 

En nuestra casa comemos legumbres todo el año, incluso en verano. Es fácil caer en la rutina y terminar cocinándolas siempre igual, tipo estofado.

Hoy queremos presentarte esta receta que nos gusta muchísimo y es más ligera que el tradicional puchero de alubias blancas.

Otra forma de comer legumbres si el cuchareo ahora mismo no te apetece es en ensaladas, hamburguesas, falafel,filetes rusoshummus…Sé creativo, pero no dejes de comer este alimento tan humilde pero nutritivo.

 

Alubias blancas con salsa de azafrán

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 4 personas

Ingredientes
  • 500 gr de judías blancas cocidas.
  • 1 cucharada de perejil fresco picado.
  • 1 puerro.
  • 2 dientes de ajo.
  • 7 hebras de azafrán.
  • 2 hojas de laurel.
  • 150 ml de vino blanco.
  • 400 ml de caldo de cocción de las judías (o agua).
  • 2 cucharadas rasas de harina.
  • Sal al gusto.
  • Aceite de oliva.
Elaboración
  1. Limpia el puerro y pícalo fino. Rehógalo con el aceite y añade el ajo picado muy fino. Cocina a fuego medio hasta que estén muy tiernos.
  2. Añade la harina y déjala que fría un minuto.
  3. Incorpora el laurel, el azafrán y el vino y deja que se evapore el alcohol (1 minuto o 2).
  4. Añade el caldo y las judías y cocina todo junto durante 5 minutos mas o menos.
  5. Echa el perejil picado, mézclalo con cuidado y corrige de sal si fuera necesario.

 

Si quieres una sugerencia para tomar las alubias blancas que hoy hemos cocinado aquí te dejamos este plato completo con ensalada y cous cous.

¡Qué aproveche!.

 

judias2 ps

 

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Champiñones rellenos de tempeh.

 

champinyones rellenos de tempeh ps

 

¡Buenos días!. Volvemos con la firme intención de retomar el ritmo de publicación anterior, una receta los viernes y otra más los martes.

El 9 de Junio nació nuestra segunda hija, Jara. Ya tiene dos meses y la familia va retomando las rutinas tras el reajuste que conlleva el nacimiento de un bebé. Por eso digo que tenemos la intención de subir dos recetas a la semana, porque con niños en casa ellos son nuestra prioridad.

Retomamos los fogones con estos champiñones rellenos, una receta sencilla y que te permitirá incluir el tempeh en tus platos. A muchas personas les resulta fuerte o peculiar el sabor del tempeh, y de esta forma queda muy suave.

El tempeh es soja fermentada, una de las formas más saludables y recomendables de consumirlo. Su apariencia es de turrón de almendras, y puedes ver en este tutorial como hacerlo en casa paso a paso.

También puedes encontrar la versión de tempeh de garbanzos, que está más rico de sabor y es una alternativa para quienes no quieren consumir soja.

 

Champiñones rellenos de tempeh.

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 3

Ingredientes
  • 8-10 champiñones grandes.
  • 1 cebolla.
  • ½ pimiento verde.
  • 100 gr de tempeh.
  • 1 zanahoria.
  • 50 gr pimiento rojo.
  • 1 cucharada de tamari o salsa de soja.
  • Aceite de oliva.
  • Sal al gusto.
  • 1 C pan rallado
  • ¼ c ajo en polvo
  • ½ c perejil picado
  • 1 c levadura nutricional
  • PARA LA SALSA DE TOMATE:
  • 2 cebollas.
  • 400 gr de tomate triturado.
  • Una pizca de orégano.
  • Sal al gusto
  • Aceite de oliva.
Elaboración
  1. Pica la cebolla, el pimiento rojo y verde y la zanahoria y rehógalo hasta que esté bien tierno.
  2. Quita los pies de los champiñones, pícalos y añádelos al sofrito.
  3. Desmenuza el tempeh e incorpóralo a las verduras. Cocina todo junto unos minutos y añade el tamari.
  4. Con unas gotas de aceite cocina los champiñones a la plancha ligeramente.
  5. En un procesador de alimentos, pica el relleno unos segundos sin hacerlo puré, solo para que se integre todo.
  6. Prepara la salsa de tomate, rehogando las cebollas picadas con el aceite y cuando estén tiernas, añade el tomate triturado, cocina 10 o 15 minutos hasta que esté frito y corrige de sal. Si lo encuentras un poco ácido puedes añadir un poquito de panela o sirope de ágave.
  7. Rellena los sombreros de los champiñones con la masa y colócalos en una bandeja de horno con el relleno hacia arriba y sobre una buena cama de salsa de tomate.
  8. Mezcla el pan rallado con el ajo en polvo, el perejil y la levadura nutricional y cubre abundantemente los champiñones.
  9. Hornea a 200ºC hasta que se doren ligeramente por encima.

 

Esta receta queda genial si la acompañas con algún cereal para completar el plato, nosotros la tomamos con cebada hervida y un poquito de ensalada y ha quedado perfecto.

 

champnyones rellenos de tempeh2 ps

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Boniato relleno quinoa

 

boniato relleno

 

 ¡Buenos días!. Volvemos con una rica receta después de un tiempo sin actualizar, pero últimamente los días no nos dan para más.

¿Te gusta la quinoa?. Es un pseudocereal, que aunque se considera carbohidrato complejo es también una fuente interesante de proteínas. Lo puedes encontrar fácilmente en herbolarios y ya en algunos supermercados.

Hoy hemos preparado esta boloñesa de quinoa. Normalmente las boloñesas vegetarianas se hacen utilizando soja texturizada o seitán, así que esta es una alternativa más y sin gluten.

Es una opción ideal para rellenar verduras, en este caso usamos boniatos, pero puedes sustituirlos por patatas, pimientos, calabacín o berenjena.

También puedes tomar el relleno como guarnición o como plato principal, es una delicia y otra forma de cocinar la quinoa, pues muchas veces sólo se nos ocurre tomarla salteada con verduras.

Boniato relleno quinoa

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 3

Ingredientes
  • 3 boniatos pequeños.
  • ½ taza de quinoa.
  • 1 taza de agua.
  • 1 rama de apio.
  • 1 zanahoria.
  • ½ pimiento verde.
  • 1 cebolla.
  • 400 gr de tomate triturado.
  • Sal al gusto.
  • Aceite de oliva.
  • Una pizca de orégano seco.
  • Una pizca de albahaca seca o 2 o 3 hojas frescas.
Elaboración
  1. Comenzaremos por asar los boniatos.
  2. Lávalos muy bien y cepíllalos para que no les quede nada de tierra.
  3. Calienta el horno a 180º C y cocínalos durante 30 o 40 minutos hasta que al pincharlos con un palito notes que están tiernos por dentro.
  4. Déjalos que se enfríen mientras hacemos el relleno.
  5. Lava y pica las verduras en trozos pequeños.
  6. En una sartén con un poco de aceite en el fondo, ve rehogando la zanahoria, el pimiento, la cebolla y el apio. Deja que se cocinen a fuego lento, hasta que estén tiernas.
  7. Mientras, lava muy bien la quinoa y cuando el agua salga casi transparente, ponla a cocer con el doble agua que de quinoa en un cazo. Cocina durate 15 minutos tapado a media intensidad.
  8. Cuando el sofrito esté listo y la verdura bien tierna, añade la quinoa junto con las verduras.
  9. Aliña con el orégano y la albahaca. Añade el tomate triturado y deja freír durante 10 o 15 minutos a fuego medio, bien tapado. Remueve de vez en cuando para que no se pegue. Corrige el punto de sal.
  10. Abre el boniato por la mitad, sin llegar a cortarlo del todo y añade una buena cantidad del relleno de quinoa con verduras.

 

Si nos sigues en Instagram (@nutricion_esencial) sabrás que a medio día casi siempre comemos platos completos similares al que te mostramos a continuación.

Este es un ejemplo de cómo combinar el boniato relleno de quinoa: boniato+ tempura de espagueti de mar+ensalada de vegetales frescos.

 

boniato relleno 2

 

Como ves, comer sano y rico no está reñido. Esperamos que te guste esta receta y te animes a prepararla en casa. ¡Éxito garantizado!.

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Cómo hacer un buen pan casero

 

tutorial pan17

 

Después de un par de semanas de retraso, por fin tenemos listo “nuestro tutorial” de pan casero.

Queríamos que quedara muy claro y por eso tiene muuuuchas fotos y algunos videos.

Hace ya unos años, Iván hizo un curso de panadería y nos dimos cuenta de la gran diferencia que hay entre un buen pan de calidad y lo que compras en algunos sitios, a lo que también llaman pan. Estuvimos bastante tiempo haciendo pan de masa madre casero y era una gozada. El único problema era que el proceso era muy largo y había que estar demasiado pendiente. Por eso cuando nació Antu y vimos que era imposible hacer nuestro pan de masa madre, decidimos comprar una Panificadora y al menos, el poco pan que tomábamos, asegurarnos que era de la mejor calidad.

La inversión no fue muy grande y estamos encantados. El pan sale muy rico y encima la puedes programar y ¡tener el pan recién hecho por la mañana! La mejor ventaja para nosotros es el amasado y el levado, ya que solo pesas los ingredientes y ella se encarga de mezclar, amasar y dejar la masa fermentar con un poquito de calor, que es muy útil en invierno, hasta que la masa está lista. Luego lo cuece y listo.

Lo que no nos gusta tanto de las panificadoras es el horneado. No puedes hacer mucha cantidad, la forma de la cubeta me parece horrible, se queda el aspa incrustada en el pan… son pequeños detalles que nos han llevado a hacer un proceso intermedio. La panificadora, amasa y fermenta y luego sacamos la masa, le damos la forma y la horneamos de manera tradicional. Evitas así la parte más aburrida y consigues directamente una masa perfecta.

De todas formas, por si no tienes panificadora, hoy te enseñamos todo el proceso tradicional y desde cero.

 

Ingredientes:

- 600 gr de harina (puede ser integral o mejor si es harina de fuerza).

- 375 gr de agua fría.

- 2 cucharaditas de sal.

- 3 cucharaditas de aceite de oliva.

- 1 sobrecito de levadura de panadería seca (o 25 gr si es fresca).

tutorial pan

- Ingredientes extra (aceitunas, tomate seco, hierbas aromáticas, semillas, frutos secos, pasas… )

 

Elaboración:

1.- Comienza por mezclar los ingredientes secos en un bol grande. Coloca la harina y añade la sal y la levadura seca.

tutorial pan3

Nosotros nos hemos acostumbrado a utilizar levadura seca de panadería porque es nos resulta más cómodo, se conserva bien y no tienes que preocuparte de que se estropee en la nevera. Si prefieres usar levadura fresca prensada, puedes encontrarla en supermercados o en algunas panaderías o tahonas. La equivalencia entre levadura seca y fresca suele ser de 5 gr de la seca frente a 25 gr de la fresca aproximadamente.

tutorial pan19

Algunas marcas que puedes encontrar de levadura seca son Royal o Verival (ecológica). Si usas la primera, recuerda que el paquete sea naranja y no el rojo que es para repostería.

Si el pan lo amasas y cocinas en la pnificadora, utiliza un poco menos de levadura (1 + 1/2 cucharadita sería suficiente). Con éste método, el levado se hace a más temperatura y si te pasas con la levadura, el pan quedará hundido del centro porque fermenta demasiado y se “desinfla”.

2.- Mezcla los ingredientes secos con una varilla o una Rasqueta de plástico, este utensilio es muy útil, tanto para mezclar como para sacar las masas del bol.

tutorial pan5

3.- Una vez que estén bien mezclados, es hora de añadir los líquidos. Da lo mismo el orden en el que los añadas.

 tutorial pan6

Añadimos el aceite de oliva

Añade el agua, medida de antemano al aceite y la harina. Espera a tener todo en el bol para mezclar.

tutorial pan7

4.- Comienza a mezclar y preparar la masa con la rasqueta, una cuchara o una espátula.

tutorial pan8

Verás que poco a poco la harina va absorbiendo la humedad y se volverá mas seca. Tanto para añadir harina como para añadir agua es conveniente esperar hasta que hayamos amasado un poco y comprobemos como queda la masa.

tutorial pan9

5.- Cuando la masa ya esté demasiado dura y nos cueste moverla con la rasqueta, llega el momento de amasar con las manos.

tutorial pan10

Forma una bola y amasa con las manos un par de veces para recoger todos los restos que hayan quedado en el bol y sácala a la mesa de trabajo.

tutorial pan11

6.- Espolvorea muy ligeramente la mesa con un poco de harina. Amasa durante unos 5 o 10 minutos estirando la masa y recogiéndola en distintas direcciones.

La finalidad del amasado es que el gluten se desarrolle bien y el pan luego crezca y sea elástico. Así que irás notando cómo la masa cada vez es más fácil de amasar, se vuelve menos dura y adquiere elasticidad. Podrás comprobar que después del amasado, si presionas con la yema del dedo en el centro de la masa, ésta recupera la forma casi de inmediato. Si quieres añadir algún ingrediente extra, este es el momento. Aplasta un poco la masa, extiende lo que vayas a añadirle a la masa y amasa unos minutos más hasta que se hayan integrado completamente.

tutorial pan12

7.- Coloca la masa en un bol grande y es hora de dejarla levar tapado para que no se reseque demasiado. Puedes usar un paño limpio de cocina o una tela de lino o algodón.

tutorial pan13

En este proceso, la levadura se activa y comienza a desprender dióxido de carbono que queda atrapado en el interior. La fermentación del pan es clave para que quede esponjoso y bien alveolada la miga.

Tienes que tener en cuenta que cuando se usa harina integral, el gluten no se desarrolla tan bien como en el caso de la harina blanca, ya que el salvado rompe las fibras de gluten. Es por eso que el resultado es un pan con una miga más compacta y con alveolos mas pequeños.

Si quieres obtener un resultado más espectacular, puedes usar harina de fuerza. Esta harina tiene un contenido mas alto en gluten, las masas son más elásticas y el pan mas esponjoso. Crecerá y se abrirá más. La harina de fuerza es blanca pero puedes encontrarla ecológica y de bastante buena calidad, a nosotros nos gusta mucho la de “El Rincón del Segura” que a pesar de no tener salvado, aún conserva el germen del trigo.

8.- Deja reposar la masa hasta que haya duplicado el volumen en un bol.

También puedes utilizar en su lugar un banneton. Es un cesto de mimbre o pulpa que se usa cubierto con una fina capa de harina para que el pan no se pegue. El Banneton redondo es el responsable de los “dibujos” circulares que vemos algunas veces en los panes redondos de las panaderías artesanas. El Banneton ovalado es perfecto para hacer un pan tipo bollo grandote, el tamaño es más práctico que el redondeo, es mi preferido de los dos, ya que el pan es más fácil de cortar en rebanadas que una hogaza.

El tiempo dependerá sobre todo de la temperatura. Si es fría tardará mas tiempo. A unos 25º C suele tardar entre hora un media y 2 horas, pero tendrás que controlarlo.

tutorial pan14

Hay gran diferencia entre hacer pan en verano e invierno por este motivo. Cuando hace frío puedes dejar la masa en la cocina, cerca de los fuegos cuando estás cocinando. Nuestro lugar secreto es encima de la caldera de la calefacción (no encima de un radiador), mantiene una temperatura que ronda los 30 – 35º C que con la temperatura de la habitación donde está es perfecta para esta fermentación.

Este proceso no hay que tomarlo con prisa. Es preferible una fermentación más larga ya que mejora el sabor y aroma del pan frente a fermentaciones rápidas.

9.- Comenzamos con el formado del pan.

Espolvorea una pizca de harina en la mesa, y saca la masa del bol. Verás que tiene mucho gas y es muy pegajosa, se debe a la fermentación.

Tendrás que desgasificarla ligeramente.

El proceso de formado del pan es distinto en función de lo que quieras preparar. Si deseas formar un pan redondo, tipo hogaza, solo tendrás que aplastar ligeramente la masa con los dedos para sacar algo de aire y doblarla hacia en centro varias veces. Así se crea tensión en la cara opuesta para que crezca mejor al hornear. También puedes bolear la masa para hacerla más redondita y más tensa.

En nuestro caso vamos a formar una barra.

Como ves, es bastante sencillo. Solo se trata de enrollar la masa sobre sí misma poco a poco y en cada vuelta presionarla ligeramente para que se vaya pegando sobre sí misma. Elpolvorea un poco más de harina sobre la barra ya formada y listo.

tutorial pan15

10.- Segundo levado.

Con mucho cuidado, coloca la barra de pan sobre una bandeja de horno o una tabla con un papel de horno (yo utilizo para ayudarme a mover las masas una Rasqueta inox) y déjala reposar otros 20 o 30 minutos más para que vuelva a levar y aumente de tamaño de nuevo. Esto hará que tenga más aire en la miga.

 11.- El greñado.

tutorial pan16

El greñado son los cortes que tiene el pan en la corteza. Nos ayuda a “dirigir” al pan mientras se hornea y que la masa crezca y rompa por donde nosotros queremos, además de quedar muy bonito y apetecible. El pan irá creciendo en el horno y se irá abriendo poco a poco, por eso estos cortes están menos tostados que la corteza, porque no se han cocinado desde el principio.

Para hacer un buen greñado, necesitarás un cuchillo muy muy afilado o un Lame para greñar el pan. Si vas a hacer pan un par de veces no es necesario, pero si lo haces habitualmente sí que te lo aconsejamos. Es barato y facilísimo de usar, solo tienes que ponerle una cuchilla, cerrarlo y listo para cortar. La técnica es fácil pero con la práctica se mejora. Tendrás que hacer unos pequeños cortes, con solo unos milímetros de profundidad y con inclinación. Es como si trataras de levantar una pequeña solapa o pestaña en la superficie. Con esto es suficiente para que la barra se abra por ahí.

Haz los cortes rápidos y con decisión. Procura no tener a nadie cerca, ¡la hoja es muy afilada!

12.- Y por fin… ¡al horno!

Bueno, todavía no. Tendrás que precalentar el horno a 250ºC . Es importante que el horno esté bien caliente al principio para luego ir bajando la temperatura.

Si confías en tu horno, no hay problema, pero los termostatos suelen ser bastante mentirosos. Nuestro horno actual, cuando marca 250ºC realmente alcanza 280ºC y el anterior que usábamos no llegaba ni a 230ºC. Si tienes dudas, lo mejor es buscar un termómetro para horno. No suelen ser nada caros y serán tu nueva (y verdadera) referencia.

Coloca la bandeja del horno a media altura con calor arriba y abajo, si tienes ventilador, mejor. Aunque en este caso la temperatura debería ser de 220ºC.

Introduce la barra sobre la bandeja, con el papel de horno en el que había levado por segunda vez. Hazlo con cuidado y con un movimiento firme para que no se golpee y se escape el aire del interior, queremos conservar todo el posible para que quede bien esponjoso.

Como en este primer momento se puede resecar mucho la superficie, puedes colocar una bandeja en la parte inferior y en el momento de meter el pan, añadir medio vaso de agua hirviendo o unos cubitos de hielo para que se forme vapor. Si tu horno tiene esta opción, genial.

Deja hornear así los primeros 10 minutos. Entonces, saca la bandeja con el agua y baja la temperatura a 200ºC. Hornea otros 15 minutos más.

El tiempo de horno dependerá del tamaño del pan y del mismo horno, de si calienta más por abajo que por arriba (como es nuestro caso) o al revés. Esto puede hacer que se que queme por encima o por debajo y quede crudo por el otro lado.

El horno perfecto no existe, o por lo menos yo no lo he encontrado, pero cada uno con su horno puede hacer maravillas, solo tienes que conocerlo y cogerle el truco. Si ves que con estos tiempos no es suficiente, alárgalos o hornea menos si tu pan se quema.

Un truco para saber que el pan está listo, es darle unos golpes en la parte inferior. Tiene que sonar grave y hueco. Pero si no te fías de tu oído o de tu instinto, hay otra forma más objetiva. Medir la temperatura interior del pan. Puedes utilizar un Termómetro digital como este y cuando tengas sospechas de que está hecho, lo clavas en la parte inferior del pan hasta dentro, sin atravesarlo, y si marca 95ºC, efectivamente está cocido.

El resultado debería ser algo parecido a esto.

tutorial pan18

Un pan bien crujiente por fuera, cocido por dentro y de un olor increíble. Pero todavía no ha acabado. Si quieres que no se ablande, es importante enfriarlo en una rejilla, nosotros utilizamos esta Bandeja plegable para enfriar, es muy útil tanto para el pan como para pasteles o incluso para decorar tartas. El pan cuando sale del horno está muy caliente y aunque no suele contener mucha humedad, algo le queda.

Si lo dejamos en una bandeja o en la mesa, la humedad que le queda, al estar muy caliente puede condensarse y hacer que se ablande, y después de haber tenido tantas factores en cuenta sería una pena arruinarlo por esto.

Así que tendrás que esperar y aguantarte las ganas de probarlo hasta que esté frío.

 

Todos los utensilios que aparecen en enlaces en el post son los que nosotros utilizamos y por eso te los recomendamos. No son imprescindibles pero sí que te facilitan bastante la tarea. No hace falta que tengas un kit completo de panadero desde el primer día, nosotros los fuimos comprando poco a poco, según fuimos viendo que nos eran útiles. Todos los enlaces son de Amazon porque somos afiliados y nos llevamos una pequeña comisión por cada compra sin que repercuta en su precio final, pero no te recomendaríamos algo que no usáramos o no fuera un buen producto.

Esperamos que te haya gustado y que a partir de ahora tu casa huela a pan recién hecho.

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.