Posiblemente, la mejor pizza vegana

 

pizza-4

Pizza de berenjena y cebolla caramelizada

 

En casa somos unos grandes amantes de la pizza.

Es un plato sencillo con muchas variaciones que harán que todas las pizzas sean diferentes. En nuestro caso, siendo veganos la cosa se complica, pero solo un poco.

Después de probar muchas, muchas adaptaciones en restaurantes, algunas con más éxito que otras y algunas que imaginamos que tendrían toda la gracia en el queso porque sin él eran horribles, nos planteamos seriamente hacerla en casa.

pizza_ps

 

La clave de una buena pizza no está tanto en los ingredientes como en la masa. Te puede gustar fina y crujiente o gruesa y esponjosa. Hoy te ensañamos a preparar nuestra masa de pizza preferida, hemos probado unas cuantas recetas, variaciones y ajustes, y ésta, sin duda es la que más nos gusta.

 

Posiblemente, la mejor pizza vegana

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 4

Ingredientes
  • PARA LA MASA:
  • 210 gr de agua.
  • 4 cucharadas de aceite de oliva.
  • 1 cucharadita de sal marina.
  • 300 gr de harina de fuerza (aunque puedes usar otra harina, con esta el resultado será mejor).
  • 6 gr de levadura seca de panadería.
  • SOBRE LA PIZZA:
  • 1 taza de tomate triturado (natural).
  • Queso vegano al gusto (opcional).
  • 1 berenjena.
  • 1 cebolla grande o dos medianas.
  • 1 cucharadita de panela (opcional para caramelizar la cebolla).
  • 5 o 6 tomatitos cherry.
  • Orégano seco.
  • Albahaca fresca.
  • Aceite de oliva virgen extra.
Elaboración
  1. Comenzaremos por preparar la masa.
  2. Para ello, coloca en un bol grande la harina, la sal y la levadura seca y mézclalo bien.
  3. Haz un pequeño hoyo en el centro y añade el aceite y el agua poco a poco. Con movimientos de fuera hacia dentro, ve llenando de harina el pocito con los líquidos hasta que se vaya absorbiendo todo el agua. Amasa con las manos hasta que tengas una masa tierna y elástica (unos 15 minutos suelen ser suficientes). Deja reposar a temperatura ambiente (unos 25ºC es perfecto) durante 1 hora, verás que la masa se infla y duplica su volumen.
  4. Si usas una panificadora, puedes introducir los ingredientes en el orden en que aparecen y programar amasado y fermentación (sin cocción) en nuestra panificadora es el programa 12 de 1h 20 min.
  5. Mientras la masa reposa, vamos a preparar los ingredientes de la cobertura.
  6. Corta la cebolla por la mitad y luego en rodajas bien finas. Coloca una sartén con algo de aceite en el fuego y rehoga la cebolla con un poco de sal hasta que sude y se consuma el agua, entonces baja el fuego y deja que se cocine por media hora, no debe coger mucho color, solo pocharse y caramelizar ella misma. Si te gusta y lo crees necesario puedes ayudar al final con una cucharadita de panela, pero si lo haces con paciencia y a fuego bajo, no sería necesario.
  7. Corta la berenjena en rodajas de ½ cm de grosor y colócalas en un escurridor con un poquito de sal para que suelte el amargor (tampoco es obligatoria pero queda más suave).
  8. Al cabo de 15 minutos limpia las rodajas y pásalas por el grill o la plancha con un poco de aceite. Reserva hasta montar la pizza.
  9. Cuando la masa haya reposado, sácala a una superficie ligeramente enharinada y forma una bola. Deberías tener una masa muy tierna pero que no se pega a las manos, blandita y elástica, muy muy agradable de trabajar. Aplástala con con las manos y ve formando la pizza con la forma que más te guste.
  10. Si quieres una pizza fina con bordes gruesos tendrás que ir estirandola del centro hacia afuera, respetando los bordes sin aplastarlos mucho, esto hará que el gas quede atrapado en la masa y se formen esos agujeros grandes, huecos y crujientes que quedan tan bien.
  11. Si quieres un resultado mas "pro" puedes usar sémola de trigo fina o harina de maíz (que es un poco más gruesa) a la hora de estirar la masa.
  12. Coloca la masa con mucho cuidado sobre un papel de horno y termina de darle la forma.
  13. Cúbrela con el tomate triturado y el resto de ingredientes salvo la albahaca.
  14. Con ayuda de una tabla de cortar, por ejemplo, desliza la pizza con el papel incluido sobre la bandeja del horno ya colocada y caliente, ten cuidado de que no se caiga ni te quemes, pero es importante que la bandeja esté bien caliente.
  15. Hornea a 250ºC a altura media con calor arriba y abajo durante 15 minutos o hasta que veas que los bordes están bien gorditos y tostados.
  16. Saca la pizza del horno, y solo queda cortar, servir y disfrutar.

 

Como ves, la clave está en un horneado bien fuerte, esto hace que la masa crezca y quede jugosa por dentro pero  bien crujiente por fuera.

 

pizza-3-ps

Pizza montada lista para el horno

 

Para que los ingredientes no queden crudos por un horneado corto, es necesario que los cocinemos o al menos precocinemos primero. Si encuentras un queso vegano que te guste puedes añadirlo, aunque con un poquito más de tomate y la propia berenjena verás que queda extra-jugosa.

Si la pizza casera te gusta, puedes hacerte con una piedra de horno, son perfectas para cocer pan o pizza ya que cogen muy bien la temperatura y la mantienen durante toda la cocción.

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Guiso de patatas, boniatos y tofu

 

guiso-de-boniatopatata-y-tofu-2-ps

 

Como ya sabrás, en casa nos encanta el cuchareo, y aprovechando que vienen los primeros fríos después del verano, nos hemos dejado llevar por el ambiente medio otoñal y hemos hecho este guiso de patatas, boniatos y tofu.

Ya se empiezan a encontrar boniatos buenos en el mercado y en las tiendas, aunque si no te van puedes hacer el guiso solo con patatas, pero te perderás ese toque dulzón que hace que el caldito del plato esté tan delicioso.

Es una receta fácil, completa, con poquitos ingredientes y que encima puedes preparar con antelación. Nosotros la hemos hecho con nuestra slow cooker y hemos tardado unas 4 horas, pero el resultado es espectacular, las patatas se rompen menos, quedan bastante enteras pero muy muy tiernas por dentro. Si eres de los que disfrutan con un caldito espeso, puedes separar al final un par de patatas y chafarlas para darle más cuerpo al guiso.

Si quieres hacerlo en una cacerola normal, el tiempo se reduce bastante, con 20 – 25 minutos debería ser suficiente (según el tipo de patata).

Guiso de patatas, boniatos y tofu

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 4 raciones

Ingredientes
  • 5 o 6 patatas pequeñas.
  • 2 boniatos pequeños.
  • 200 gr de tofu firme,nosotros hemos usado ahumado.
  • 2 pimientos largos rojos y 2 verdes (o ½ pimiento rojo y 1 verde).
  • 1 cebolla.
  • 2 hojas de laurel.
  • ½ cucharadita de pimentón dulce.
  • ½ cucharadita de cúrcuma en polvo.
  • 6 - 8 bolitas de pimienta negra.
  • 1 taza de vino blanco.
  • 2 tazas de agua o caldo de verduras.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Sal al gusto.
Elaboración
  1. Pela y pica la cebolla.
  2. Lava los pimientos y pícalos pequeños.
  3. Calienta la olla lenta y pon el aceite, añade la cebolla, el pimiento, la pimienta negra, el laurel, sal y cocina a fuego alto durante 1 hora.
  4. Echa el pimentón, la cúrcuma, el vino y el caldo.
  5. Pela y corta las patatas de forma irregular (en cachelos) y el boniato. Incorpóralos a la olla y cocina otras 2 o 3 horas más hasta que estén bien tiernas. Añade también el tofu si es de consistencia firme, si fuera muy tierno tendrías que esperar casi hasta el final, unos 25 minutos antes de que estén las patatas, para que no se rompa demasiado.
  6. Corrige de sal si fuera necesario y sirve caliente.

 

Si no encuentras los pimientos largos frescos, seguro que puedes conseguirlos secos. Lávalos y échalos enteros a la olla.

Al final, sácalos, ábrelos, quítales las pepitas y saca la pulpa con una cuchara, mézclala con una patata y un poco de caldo, cháfalo y vuelve a añadirlo al guiso. Es una opción estupenda para los meses de invierno

 

guiso-de-boniatopatata-y-tofu-3

 

Te aseguro que la receta es muy fácil y el resultado buenísimo. Anímate a probarlo y nos cuentas tu experiencia.

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Gofres veganos

 

gofres-ps

 

Los desayunos son nuestro momento en familia. Si aún no nos sigues en Instagram pásate por allí para ver nuestros desayunos diarios (@nutricion_esencial).

Nos gusta variar nuestra alimentación lo más posible, pues creemos que es una clave fundamental para mantener la salud. Los fines de semana que tenemos menos prisa aún, Iván aprovecha para preparar tortitas, crepes, o como hoy, estos gofres veganos.

Están deliciosos y tenemos una buena noticia para ti: ¡se pueden congelar! ¿No te ha pasado alguna vez que te has puesto a preparar masa para tortitas o gofres y te han salido “tropecientos”? Pues cuando te vuelva a pasar, tranquil@, deja que los gofres se enfríen del todo, mételos en una bolsa con cierre hermético tipo zip y al congelador. Aguantan unas cuantas semanas sin problema, no se decirte cuántas porque no nos hemos resistido. El día que te apetezcan, déjalos la noche antes en la nevera y luego solo tendrás que calentarlos en la plancha o en el tostador (muy poco, solo calentar para que no queden secos). Aunque para una prisa, también puedes sacarlo del congelador en el momento.

Gofres veganos

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 8 unidades

Ingredientes
  • 100 gr de copos de avena.
  • 175 gr de harina integral de trigo.
  • 325 ml de bebida vegetal (soja, avena, almendras...)
  • 1+1/2 cucharaditas de polvo de hornear (levadura química).
  • ½ cucharadita de canela en polvo.
  • ½ cucharadita de esencia de vainilla.
  • 40 gr de aceite de coco derretido o de girasol.
  • 90 gr de panela (puedes usar otro endulzante pero tendrás que ajustar la cantidad).
  • Una pizca de sal marina.
  • Sirope de ágave, crema de cacahuete, arándanos o cualquier topping que te guste.
Elaboración
  1. Combina los ingredientes secos y añade los líquidos.
  2. Mezcla hasta que todos los ingredientes queden bien integrados.
  3. Deja reposar 5 o 10 minutos para que los copos se hidraten con la humedad y la masa coja más cuerpo.
  4. Calienta tu gofrera según las indicaciones del fabricante.
  5. Coloca porciones de masa y cocina hasta que se dore por fuera (aproximadamente unos 3-5 minutos cada uno).
  6. Colocalos en un plato y decora con el topping que elijas.

 

gofres2-ps

 

El punto diferente se lo puedes dar con el topping.

Puedes elegir fruta fresca, mermelada, el helado de plátano que te enseñamos aquí queda especialmente rico con el gofre templado… pero nuestro preferido últimamente es con crema de cacahuete y un toque de ágave. Diluye una cucharada sopera de mantequilla de cacahuete si está muy espesa con un poquito de agua hasta que veas que queda un poco líquida pero aún cremosa. Añade un poco por encima al gofre y luego, si eres golos@, y chorrito de sirope de ágave, maple, o miel de caña. Por si no lo sabías, el cacahuete es una legumbre muy rica en proteínas que hará que tu desayuno sea más completo aún.

Espero que estos gofres veganos te gusten tanto como a nosotros, ¡disfrútalos!.

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Helado vegano de platano

 

helado-platano2-ps

 

Ya se que van bajando las temperaturas y el verano está a punto de acabar… pero no me resisto a dejar de compartir aquí mi querido helado vegano de plátano. Me ha acompañado todo el verano, en pleno postparto es una gozada tener un dulce sano y delicioso que se prepara en unos minutos.

Más de un día lo he desayunado, o para media tarde si atacan las ganas de chocolate mi helado vegano de plátano estaba justo ahí para mimarme. Y creo que en invierno tampoco renunciaré a él. Es curioso, yo soy bastante golosa, y sabiendo que tengo siempre disponible este helado natural tengo menos necesidad de dulce.

Quizás pienses,”ya vale, no me vendas la moto, que el plátano engorda un montón”. Cariñito, déjame preguntarte: ¿qué te comerías en lugar de este helado de plátano natural y casero si tienes una necesidad imperiosa de dulce?. Estoy segura de que tu opción alternativa difícilmente será más sana que fruta. Añádele si quieres algo de cacao o algarroba y unos toppings…a mi me tiene ganada esta receta.

helado-platano-ps

 

La receta en sí es tremendamente sencilla, sólo necesitarás tener congelados previamente unos plátanos bien maduritos.

Nosotros solemos comprar bastantes plátanos y los dejamos madurar todos al mismo tiempo, de esta manera, una parte la tomaremos como fruta fresca pero el resto se irán directos al congelador. Sólo los pelamos y cortamos en trozos más pequeños para que, en su momento, la batidora pueda con ellos. Este plátano congelado es perfecto para los batidos verdes, así siempre tendrás fruta madura y lista, sobre todo si te apetece que el batido esté fresquito sin necesidad de añadir agua fría o hielo.

 

Helado de platano

Tiempo de preparación: 

Total: 

Raciones: 2 raciones

Ingredientes
  • 4 o 5 plátanos maduros.
  • 2 cucharaditas de cacao puro en polvo o algarroba.
  • Nibs de cacao y plátano deshidratado para decorar.
Elaboración
  1. Pela los plátanos, córtalos en trozos medianos y congélalos dentro de una bolsa con cierre zip.
  2. Cuando los plátanos estén bien congelados, solo tendrás que triturarlos. Puedes usar una batidora de brazo o de vaso.
  3. Si ves que te cuesta triturar, deja que se atempere unos minutos y luego te resultará mas fácil.
  4. Cuando el plátano tenga una textura homogénea, tu helado estará listo.
  5. Si lo prefieres de chocolate, ahora es el momento de añadir el cacao. Vuelve a triturar hasta que esté integrado por completo y sirve en una copa de helado.
  6. Decora con nibs de cacao el helado de plátano y con plátano deshidratado el de chocolate.
  7. OPCIONAL: puedes añadir una pizca de canela, esencia de vainilla o especias al plátano cuando lo estés triturando para darle un toque especial, pero no es necesario.
  8. También puedes añadir parte de mango o frambuesas congeladas a la hora de triturar.

helado-platano3-ps

 

Y no te creas que puedes hacer sólo helados de estos sabores. Si quieres puedes crear sabores de todo lo que te apetezca, sólo tienes que congelar fruta de otro tipo y batirla junto al plátano: mango, piña, moras, fresas, arándanos… También puedes explorar más allá de las frutas, añadiendo una cucharada sopera de mantequilla de cacahuete a tu helado obtendrás un pequeño manjar.

Los toppings son el broche perfecto de tu helado. A nosotros nos gusta poner cosas ricas como nibs de cacao natural, chips de coco, semillas de cáñamo, semillas de sésamo caramelizadas, nueces…

Anímate a probar a hacer tus propios helados en casa, no hay nada más sencillo, económico, sano y delicioso.

 

helado-platano4-ps

 

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Sopa de verduras en olla lenta

 

sopa-verduras-portuguesa3-ps

 

Acabamos de pasar 10 días en Portugal de vacaciones y el país vecino realmente nos ha enamorado. Estuvimos en la zona del Algarve y sus playas son una gozada para ir en familia.

Además de sus paisajes, pudimos descubrir parte de su estilo culinario. Las sopas siempre nos han gustado (de hecho te recomiendo echar un ojo a nuestro lindo ebook de sopas, cremas y caldos veganos “Cuchara, cucharilla, cucharón”), pero allí hemos descubierto una nueva forma de hacer sopas.

Realmente es una mezcla de sopa y crema. El primer día que pedimos una sopa de verduras en un restaurante pensé que se les había olvidado triturar todo el puré, pues había tropezones de verduras. Con la segunda empezamos a sospechar que era hecho a propósito, y la tercera nos lo confirmó. Todas tenían en común un sabor dulce, predominando la zanahoria, la patata y las judías verdes o el calabacín.

 

sopa-verduras-portuguesa-ps

Ingredientes listos.

 

Como Iván me ha visto tan alucinada con ellas, y sabe lo que me gustan las cremas…ha hecho una versión en casa que es casi casi igual que las que degustamos en Portugal.

Nosotros hemos utilizado nuestra olla lenta de 6,5 l o slow cooker, tu puedes usar cualquier cacerola si no dispones de una en casa. Sólo tienes que ajustar el tiempo de cocción.Con media hora sería suficiente.

 

Sopa de verduras en olla lenta

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 6 raciones

Ingredientes
  • 3 patatas medianas.
  • 6-8 zanahorias.
  • 2 puerros.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 calabacín.
  • 300 gr de judías verdes.
  • 2 tomates maduros.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
  • Sal al gusto (2 cucharadas aprox.)
  • 1,5 litros de agua.
Elaboración
  1. Lava muy bien los puerros cuidando de que no les quede nada de tierra.
  2. Lava las judías y corta los extremos.
  3. Pela las zanahorias, las patatas, el calabacín y los tomates.Pela los dientes de ajo y pícalos.
  4. Una vez que tengamos la verdura limpia, pícala.
  5. La zanahoria en trocitos pequeños, los puerros córtalos por la mitad y luego en finas semilunas.
  6. Las judías córtalas en rodajas pequeñas. Pica el calabacín en trozos un poco más grandes y la patata en dados. Por último, pica pequeño el tomate.
  7. En la olla lenta, coloca toda la verdura junto con el aceite, la sal y el agua (ayudará si ya está caliente).
  8. Deja cocinarse todo junto unas 3 horas en intensidad alta.
  9. Para entonces todas las verduras deberían estar bien tiernas y el caldo con bastante sabor.
  10. Ahora viene la gracia de esta receta.
  11. Aparte un par de cazos de la verdura en trozos y resérvala para mas tarde.
  12. Con la batidora, tritura todo el caldo con la verdura que habías dejado, no hace falta hacer un puré muy fino, sino una crema ligera.
  13. Añade la verdura que tenías reservada y vuelve a batir pero esta vez solamente un par de segundos, la idea es que se rompan un poco los trozos pero sigas encontrándolos en la sopa.
  14. El resultado es una sopa muy muy sustanciosa, con una textura espesa pero sin ser un puré ni una crema de verduras.

sopa-verduras-portuguesa2-ps

 

Estas verduras son una idea, prueba con las que más te gusten o simplemente tengas a mano en tu nevera: apio, nabo, calabaza…

Ahora que el otoño está cerca seguro que te apetece preparar esta sopa más de un día.

 

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Patatas asadas en slow cooker

 

patatas asadas2 ps

 

Pocas cosas hay más ricas y fácil de hacer que unas patatas asadas. Desde que tenemos las ollas lentas, siempre las asamos en alguna de ellas y quedan genial. Si tu no tienes olla lenta/slow cooker puedes hornearlas y después añadirles el aliño de coco.

Nos gusta usar patatas ecológicas siempre que podemos para dejarles su piel, ya que es rica en vitamina C.

Quizás pienses que unas patatas asadas tienen poca complicación, y es cierto. El punto diferente se lo damos con el aliño de coco y hierbas que te enseñamos a preparar. A principios de verano hicimos unas mazorcas en la barbacoa, e Iván le puso un aliño similar a este. Con las patatas queda mejor para mi gusto.

patatas asadas3 ps

 

El aliño está hecho con aceite de coco,nosotros usamos aceite de primera presión en frío y ecológico. Se encuentra fácilmente en herbolarios y en algunos supermercados incluso. Puedes preparar cantidad y tenerlo en un bote de cristal en la nevera. Con el frío se volverá sólido, pero en cuanto toque la patata calentita se derrite.

Si te apetece probar estas ricas patatas el fin de semana sigue leyendo…

Patatas asadas en slow cooker

Tiempo de preparación: 

Tiempo de cocción: 

Total: 

Raciones: 4 personas

Ingredientes
  • 1 kg de patatas pequeñas.
  • ½ cucharadita de sal gruesa.
  • 6 cucharadas de aceite de coco de primera presión en frío.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 cucharadita de romero fresco picado.
  • 1 cucharadita de albahaca fresca picada.
  • Zumo de medio limón.
  • Ralladura de un limón.
Elaboración
  1. Lava muy bien las patatas y colócalas en la olla lenta junto con una cucharada de aceite de coco (puedes usar de oliva también) y la sal gruesa. Mueve las patatas para que queden bien embadurnadas.
  2. Cocina a fuego fuerte durante 3 horas.
  3. Mientras tanto, vamos a preparar el aliño.
  4. En un mortero machaca los ajos pelados, añade el zumo de limón y las hierbas frescas picadas, echa 5 cucharadas de aceite de coco y mézclalo bien. Añade sal al gusto y reserva.
  5. Pasado este tiempo, destapa la olla y pincha las patatas con un palillo o un cuchillo, si notas que no están tiernas aún, déjalas otra media hora.
  6. Cuando las patatas estén listas, colócalas en una bandeja.
  7. Aplástalas ligeramente para que se desprenda la carne del interior y ábrelas con las manos, no importa que quede irregular. Coloca una cucharadita del aliño dentro y decora con la ralladura de limón.
  8. Si dejas que el aliño se enfríe en la nevera, quedará similar a la mantequilla, así podrás coger un poquito con el cuchillo y dejarlo que con el calor se funda sobre la patata.

 

patatas asadas ps

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.

Cuentos para niños vegetarianos

 

cuentos2 ps

 

Hoy no te traemos ninguna receta. Te queremos mostrar los cuentos que hemos ido comprando para nuestros hijos.

Los cuentos son una forma estupenda para ayudar a nuestros pequeños a integrar ciertos cambios vitales o normalizar algunos aspectos. Por ejemplo a Antu le ha ayudado mucho un cuento sobre el pañal y el orinal cuando estaba dejando de usar pañal. También un cuento sobre el cole le ha despertado mucho interés, coincidiendo con que este curso comienza su vida escolar.

Los cuentos que te vamos a compartir muestran una especial empatía hacia los animales, siendo recomendables para cualquier niño.Vamos a darte nuestra opinión sobre ellos.

RESCATE ANIMAL.

cuentos8 ps

Este es el cuento favorito sin lugar a dudas de nuestro hijo de 3 años. Este es un libro especial: no tiene ningún tipo de texto en las páginas. Además de ser ilustraciones bonitas a todo color y sin imágenes “gore”, tiene unas láminas de acetato que permiten ver a los animales en su estado natural o bajo la explotación humana. Por ejemplo un tiburón nadando en el océano o en un bol de sopa, una orca nadando o en un acuario, un cocodrilo en un pantano o siendo utilizado para hacer unos zapatos…

 

cuentos9 ps

A nosotros también nos gusta mucho este libro, que es ideal para sensibilizar a los pequeños. Lo conseguimos aquí.

 

EL SAPITO VEGETARIANO.

cuentos4 ps

 

Este cuento nos muestra la historia de un sapito que no quiere comer lo que su mamá le ofrece: mosquitos, saltamontes, moscas.. y es que se trata de un sapito vegetariano.

La historia es bonita y está escrita en verso.Tampoco tiene imagenes de sangre o traumáticas para los pequeños.

 No me gusta mucho que la madre le hace al sapito un poco de chantaje emocional para que coma,pero por lo demás está genial. Si te interesa, puedes conseguirlo aquí.

 

cuentos5 ps

 

DILO POR MI.

cuentos3 ps

 

La primera vez que lo leí acabé llorando. Es un libro largo, con bastante texto, ideal para niños algo más mayores (de 7-8 años en adelante).

Tiene una ilustración bastante impactante de un matadero, Antu lo ha visto alguna vez pero preferimos dejarlo para más adelante cuando el pueda entenderlo mejor. No está disponible en amazon pero puedes encargarlo a través de la unión vegetariana española.

 

COMO TÚ.

cuentos6 ps

 

Este es un cuento de la editorial SM. Tiene poco texto y muy sencillo, ideal para niños pequeños de 2-3 años.

Es un cuento con ilustraciones deliciosas y alegres, que me gusta porque ayuda a los peques a entender que los animales son como ellos: hacen pipí, se ríen, juegan, se saludan… No habla directamente de la alimentación ni del vegetarianismo, pero a través de la empatía también se educa en valores. Lo compramos aquí.

 

cuentos7 ps

 

 

¿QUÉ HAY EN MI NEVERA?.

cuentos10 ps

 

Este pequeño libro de sencilla maquetación es muy útil para que los niños vegetarianos comprendan lo que forma parte de su alimentación y lo que no consumen habitualmente, así como el motivo del mismo. Por ejemplo, no tomamos leche porque es para el bebé de la vaca.

Lo que me gusta de este librito es que plasma una gran variedad de alimentos dentro de la alimentación vegana, imposible sentirse limitados a la hora de comer.

Nosotros lo compramos en la tienda Planeta Vegano.

cuentos11 ps

 

LOS ANIMALES HABLAN.

cuentos12 ps

 

Este librito lo tenemos hace mucho tiempo, antes incluso de ser padres. Fue el primero que compramos de hecho y nos cuesta recordar donde lo encontramos. Creo que fue en un puesto de la editorial Mandala en el Festival crudivegano de Daganzo al que asistimos hace años.

La primera parte explica a los niños que los animales son buenos y que no quieren hacernos daño, ya sean salvajes o “domésticos”. En la segunda parte hay un cuento sobre la vida en el circo, en el que una mona y unas perritas se escapan de su triste vida allí.

De momento estos son los cuentos que forman parte de nuestra colección vegetariana. Seguiremos ampliándola poco a poco. Si tienes conoces algún cuento más como sugerencia puedes escribirnos un comentario.

cuentos ps

 

Nos encanta escucharte. ¡Los comentarios son bienvenidos!.